Cupido

CUPIDO

       En  la mitología romana es el dios del amor. Hijo de Venus y de  Marte. Suele representarse con una arco y unas flechas. Su madre lo escondió al nacer porque Júpiter quería matarlo pues sabía todo el mal que éste haría a la humanidad. Venus le regaló un arco y unas flechas de oro.

        Un día su madre consulta el oráculo preocupada porque su hijo no crecía y éste le dice que el amor no podía crecer sin pasión, por eso se representa a Cupido como un niño.

        Las alas indican que el amor es pasajero y la venda con la que a veces se representa simboliza que el amor es ciego y no es capaz de ver los defectos y las virtudes de la persona a quien se dirige.

        El amor es pues travieso,  pasajero y ciego.

CUPIDO  Y   PSIQUE

        Cupido  y Psique protagonizan una de las historias más bonitas de la mitología griega. Según la mitología hubo un rey y una reina que tenían tres hijas. La menor, Psique era muy hermosa y tal era su hermosura que asustaba a todos los pretendientes.

        Venus, celosa de su belleza, le dijo a su hijo que usara sus flechas para que Psique se enamorara del hombre más feo, pero cuando Cupido la vio quedó prendado de ella.

        Así Cupido se unía a ella cada noche y la dejaba antes del amanecer porque no quería ser visto.

        Un día las hermanas de Psique la visitan en palacio y celosas de su felicidad la engañan diciéndole que su esposo era un monstruo que acabaría con su vida. Entonces, la noche siguiente quiso matarlo, pero al verlo con la luz de una lámpara reconoció al dios Cupido que despertó y huyó.

        Entonces Psique va en busca de su amado y se encuentra primero con Venus que le ordena hacer varios trabajos. Tras conseguir realizarlos todos, Venus, que seguía indignada, le manda a descender al inframundo y a traerle un cofre.

        Así lo hace. Consigue el cofre pero Psique tuvo curiosidad de abrirlo y un vapor infernal que sale de él la deja dormida. Cupido va en su busca  la despierta con un beso y pide a los dioses que le permitan casarse con ella.

       Así, Psique bebe ambrosía, se convierte en  inmortal y se casa con Cupido.

          “Yo soy el dios poderoso

           en el aire y en la tierra

           y en el ancho mar undoso

           y en cuanto el abismo encierra

           en su báratro espantoso.

           Nunca conocí qué es miedo;

           todo cuanto quiero puedo,

           aunque quiera lo imposible,

           y en todo lo que es posible

           mando, quito, pongo y vedo.”

Miguel de Cervantes.

Publicado por

Las letras sabias de Cande

ESTUDIOS Licenciada en Filología por la universidad de La Laguna. 1994. Certificado de aptitud pedagógica. 1995 Diploma de participación en las II Jornadas de Humanidades Clásicas en la Universidad de la Laguna.(1988). Diploma de participación en el II Curso La Literatura Erótica Greco-latina.(1989). Diploma del Curso sobre la Elaboración de Unidades Didácticas. (1997). Diploma del curso Modelo Constructivo. (1997). Diploma de participación en el curso La Mujer en el Mundo Antiguo. (1993). Diploma de participación en el curso I Semana Canaria sobre el Mundo Antiguo. (1992). Diploma de participación en el curso II Semana Canaria sobre el Mundo Antiguo. (1993). Diploma de participación en el curso III Semana Canaria sobre el Mundo Antiguo. (1994). Diploma del curso de formación profesional: Inglés Gestión Comercial. (2001). EXPERIENCIA LABORAL Profesora en la Academia Jaeva (Arrecife). 1994-2000. Situación Laboral actual: Propietaria de la Academia Argana Alta.

8 comentarios en “Cupido”

  1. Si el AMOR no fuera ciego, y aparente pasajero, no sería lo que es: la única herramienta capaz de solucionar cualquier problema.

    Es ciego para que ningún mal propinado (por tanto, pasado) interfiera en el perdón (algo que sólo se puede hacer en el presente); consiguiendo, de esa forma, dar una oportunidad al cambio (lo que sólo se puede evidenciar en el futuro).

    Que el amor sea pasajero se debe a que el Ser Humano es, generalmente, incapaz de valorar el presente sin tener en cuenta el pasado; comprometiendo, de esa forma, el futuro.

    Saludos y gracias por el buen relato.

    😉 ©® LNC.

    Le gusta a 1 persona

Responder a M132 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s