Gloria Fuertes. La poetisa de los niños.

GLORIA FUERTES

No se ha escrito mucho de la poetisa de los niños, como se la llama cariñosamente en  España, una escritora incluida en los postistas de la posguerra en nuestro país, como es más conocida por los escritores y estudiosos coetáneos o en otros países. Aquí como es mucho más cercana, siempre será la poetisa de los niños, la que hacía poemas para la gente, como ella misma decía.

‘Nació con dos días’, o ‘la primera vez que entre en una universidad, fue para dar clases en ella’: son algunas de las perlas que deja entrever, la biografía y la autobiografía de la poetisa con mirada de niña curiosa, Gloria Fuertes.

Tratando de escribir este artículo, releyendo sus poemas y viendo sus entrevistas, no sabía si estaba relatando su vida en una simple crónica, una biografía o un comentario. Luego me di cuenta que era todo al mismo tiempo. No es posible partir su vida como el resto de los escritores.

Muchas cosas se pueden repetir sobre ella que ya sabemos: niña de la guerra, mujer de la posguerra, postista entre hombres, lectora imparable, escritora y poetisa, maestra de toda una generación de niños. Sobre este último aspecto señalar que todos los que la hemos escuchado alguna vez  en la TV, somos un poco más sabios.

Imposible era, en la década de los 80, no pararse frente al televisor y aprender en un poema, algo sobre la vida. ¿Qué hace esa señora sentada con un libro, simplemente leyendo, y explicándome en poema algo que hasta años después no podría entender? ¡Ah, me esta enseñado y no me daba cuenta!

En alguna de las entrevistas que escuché hay muchas historias sobre su vida. Yo contaré simplemente dos, puesto que recomiendo que las escuchen integras.

Se alegraba de escribir para la gente, no le gustaba escribir si no era para dirigirse a las personas y como nunca tuvo dinero, solo necesitó el necesario para vivir. Se alegraba entonces de no tener mucho dinero en los bancos, pero sí de tener amigos y sobre todo de que en cada colegio hubiese un libro de ella, ¡Eso Sí! Exclamaba.

 ‘…Nací sin una peseta y después de 50 años tengo dos’ pero esta frase que podría ser hasta triste, siempre la recitaba sonriendo.

Y también destacar la relación que tenía con la soledad, tan necesaria como escritora, que siempre acompañó su vida y de la que se hizo amiga. Tenía muchos amigos pero pasó más tiempo con la soledad.

Del poema para niños que siempre recuerdo, era el del burro, porque para toda nuestra generación era importante, si no tenías nada, aprender algo, y por eso el burro siempre estaba detrás de toda una generación de niños, como persiguiéndonos, pero para enseñarnos.

¡POBRE BURRO!

¡Pobre burro!

El burro nunca dejará de ser burro.

Porque el burro nunca va a la escuela.

El burro nunca llegará a ser caballo.

El burro nunca ganará carreras.

¿Qué culpa tiene el burro de ser burro?

En el pueblo del burro no hay escuela.

El burro se pasa la vida trabajando,

tirando de un carro,

sin pena ni gloria,

y los fines de semana atado a la noria.

El burro no sabe leer,

pero tiene memoria.

El burro llega el último a la meta,

¡Pero le cantan los poetas!

El burro duerme en cabaña de lona.

No llamar burro al burro,

llamarle “ayudante del hombre”

o llamarle persona.

Sobre sus poemas más duros, que relataban la historia de aquellos años,

POETA DE GUARDIA

… ¡Otra noche más! ¡Que aburrimiento!

¡Si al menos alguien llamase, llamara o llamaría!

… ¡La portera! Que si su nieta pare,

Y recordase que soy puericultora…

O un borracho de amor con delirium tremendo…

O alguna señorita de aborto provocado

O alguna prostituta con navaja en la ingle

O algún quinqui fugado…

O cualquier conocido que por fin decidiera suicidarse…

O conferencia internacional…

(Esto sería bomba –pacifista-).

O que la radio dijera finamente:

<< ¡La guerra del Vietnam ha terminado!>>

<<El porqué de estar solo ya se sabe>>.

O <<el cáncer descubierto>>.

Y nadie suena, o quema, o hiela o llama

En esta noche, en la que,

Como en casi todas,

Soy poeta de guardia.

Gloria Fuertes, en definitiva, fue un ser que dio más de lo que recibió de todos nosotros, una autentica poeta que era culta sin parecerlo, para acercarse a la gente. Una maestra de guardia que podía aparecer en cualquier momento a través de una revista, un programa de televisión o uno de sus libros.

Para agradecer su trabajo, este artículo que trata de acercar como ella hizo los poemas a la gente.

Me llamo Suleimán. Antonio Lozano

ME LLAMO SULEIMÁN es una novela escrita por Antonio Lozano González, nacido en Tánger en 1956 y vecino de Agüimes Gran Canaria.

   Licenciado en traducción e interpretación, es autor de varias novelas: HARRAGA, EL CASO SANKARA, PRELUDIO PARA UNA MUERTE, DONDE MUEREN LOS RÍOS, entre otras.

TEMA

   Varios son los temas que podemos extraer de esta novela, la mayoría de ellos olvidados en el mundo occidental.

   Uno de ellos es la importancia de la amistad y de la familia. En África y en la mayoría de los países subdesarrollados, un amigo es tratado y querido como un hermano y como tal se le ofrece ayuda de forma incondicional. En el mundo desarrollado egoísta e individualista, es impensable que alguien arriesgue su vida por conseguir el bienestar de toda la familia e incluso del pueblo o que la amistad sea para toda la vida.

   Otro de los temas presentes es la solidaridad desinteresada que Aminata o Pablo ofrecen a quienes se han visto obligados a emprender el viaje. Personas que actúan de buena fe pero que por desgracia comienzan a escasear.

   También destaca el tema del racismo y la discriminación. El hombre blanco discrimina al negro, los marroquíes desprecian a los de piel oscura aunque muchos de ellos hayan atravesado  situaciones parecidas.

   Además encontramos otros temas que son la causa de muchos de los hechos que suceden, el hambre, las injusticias, la corrupción política, lo poco que vale la vida humana sobre todo si tu piel es negra, el miedo, el sufrimiento, la esperanza y los sueños por conseguir una vida mejor.

RESUMEN

   Suleimán, un chico de doce años nacido en Mali y perteneciente a la familia Keita, toma la decisión de emprender EL VIAJE. Nos cuenta que a pesar de la pobreza, tuvo una infancia feliz junto a su familia y amigos pero con la llegada de la sequía el hambre  acabó con todo atisbo de felicidad. Fue entonces cuando comenzó a pensar que le había tocado “hacer el viaje” para salvar a toda la familia.

   Hacía tiempo que había oído hablar de los que se atreven a salir del país para trabajar en la tierra de los blancos porque entre sus amigos no se hablaba de otra cosa. Así fue como comenzó a soñar con que él también emprendería el viaje, iría a Europa, ganaría dinero y regresaría para montar su propio negocio. Soñaba con una tienda de alimentos para que éstos no faltaran en su casa.

   Un día su amigo Musa, al que llamaba “hermano”, llegó con la noticia a la pandilla de que se iba con su hermano Idrisa y animó a Suleimán para que les acompañase.

   Así es como Idrisa, Musa y Suleimán dejan el pueblo de Bandiagora para dirigirse a Bamako donde vivía Mamadú, el hermano mayor de Musa e Idrisa. Allí pasaron unos meses trabajando para reunir un poco de dinero que completarían con la ayuda de Mamadú quien les buscó los contactos para poder salir de Mali.

   Hacinados en un camión, cubierto con una lona que los asfixiaba, hombres y mujeres procedentes de Burkina Faso, Costa de Marfil, Níger (cuarenta y cinco hombres y doce mujeres) comienzan el viaje rumbo a Marruecos, atravesando el desierto del Sáhara. Todos con el miedo en su rostro.

   Para mitigar algo el calor viajaban de noche y descansaban de día.

   Al tercer día de viaje fueron interceptados por una patrulla argelina, a los que tuvieron que entregar el poco dinero que llevaban para que les dejasen continuar el viaje. Consiguen llegar a un oasis y allí descansaron unas horas antes de iniciar el penúltimo tramo del viaje que los llevaría a Marruecos.

   En Marruecos, algunos de los pasajeros del camión se separaron del grupo porque deciden intentar la entrada a España por Ceuta mientras que otros probarían saltar la valla de Melilla. Esa noche, Idrisa, Musa y Suleimán decidieron descansar en una pensión hasta que al anochecer el camión los trasladase a su destino, las cercanías del bosque donde permanecerían escondidos hasta que llegase el momento de saltar.

   Y así llegó la noche en la que intentaron sin éxito saltar la valla. Una bala alcanzó a Idrisa y Musa y Suleimán pararon para auxiliarlo. Sólo unos minutos pudieron llorar sobre su cuerpo porque la policía Marroquí los detuvo a golpes y empujones.

   Pasaron muchas horas en un calabozo esposados en parejas hasta que los subieron a un autobús del que todos pensaron que los llevaría a casa, pero por desgracia, tras ser liberados de sus esposas (todos menos una pareja a la que las esposas se resistían) fueron abandonados en medio del desierto.

   Todos estaban muertos de miedo pues sabían que les esperaba una muerte segura, pero decidieron hacerle frente y emprendieron la marcha aunque pronto el cansancio, el hambre, la sed y el sol acabaron con las pocas fuerzas e ilusiones que les quedaban.

   Pronto uno de los que continuaba esposado se desvaneció y murió y aunque trataron por todos los medios de separar al compañero rompiéndole las esposas, no lo consiguieron y no tuvieron más remedio de abandonarlo a pesar de sus gritos de suplica, gritos que nunca olvidarían.

   Muchos dejaron su vida en aquel desierto, entre ellos Musa, al que Suleimán lloró y enterró a pesar de las pocas fuerzas que le quedaban.

   Cuando ya se habían resignado a morir, enviados por Dios, apareció una patrulla del Frente Polisario que estaba al tanto de que un grupo de subsaharianos había sido abandonado en el desierto. La noticia había dado la vuelta al mundo.

   Quienes aún permanecían con vida fueron atendidos por los médicos en sus campamentos y pronto recuperarían las fuerzas.

   Allí Suleimán conoció a Mustafá quien se convirtió en su mejor amigo desde que Musa se fue.

   Con el paso de los meses, unos hombres que habían venidos de Europa hasta el campamento les comunicaron que los devolverían a sus países de origen, pero como Suleimán no quería regresar a su casa con las manos vacías, fue conducido hasta la casa de la tía Aminata, que dedicaba su vida a ayudar a quienes no lo habían logrado a la vez que luchaba por conseguir un planeta mejor. Vivía en Bamako, dedicada en cuerpo y alma a los jóvenes sin esperar nada a cambio, era una de esas pocas almas caritativas que escasean. Fue ella quien animó a Suleimán a que hablase con Mamadú y con su esposa Jadisa pues no se había atrevido a contarles lo ocurrido.

   Un día se armó de valor y tocó en la casa. Jadiya supo al verlo que no era portador de buenas noticias y lo condujo hasta Mamadú a quien contó con detalle todo lo ocurrido pues éste así se lo pidió.

   Por esos días Suleimán abandona el hogar de Aminata y comienza a trabajar para ganarse la vida hasta que comienza a preparar su segundo viaje a pesar de que Aminata les hizo prometer que jamás lo intentarían. De nuevo Mamadú volvió a ayudarlo. Este segundo viaje lo realizaría por mar. Partirían de Senegal con destino a las Islas Canarias donde sería acogido porque aún era menor de edad.

   Así un día se subió al segundo camión esta vez con dirección a la costa de Senegal donde esperaría por el cayuco. Horas más tarde, bajo la noche oscura ya se encontraban navegando.

   Al amanecer, muchos contemplaron por primera vez la inmensidad del mar. Todos quienes allí se encontraban, huían del hambre, de las injusticias, de las persecuciones, todos iban en busca del trabajo que les proporcionase una mejor vida a ellos, a sus familias e incluso a toda la aldea.

   Los primeros días transcurrieron escuchando las historias personales que les habían empujado a tomar la decisión de embarcarse, pero pronto llegaron los problemas. El viaje se alargaba más de lo previsto, así que había que racionar el agua y la comida e incluso se vieron en la obligación de apagar el motor durante la noche para ahorrar combustible.

  El séptimo día se acabó la comida y el agua estaba en mínimos. Al amanecer del octavo día, un grito desgarrador de una de las madres comunicaba la primera de las muertes. Su bebé había fallecido en sus brazos y fue necesario lanzar el cadáver al mar a pesar de la negativa  y el sufrimiento de la madre.

   Al día siguiente divisan tierra, pero antes de pisarla una vida más se había de quedar en el camino. Otro bebé fallecería.

   Al llegar a tierra y a pesar de que no lo esperaban fueron atendidos por los cuerpos de seguridad.

   Suleimán fue conducido a un centro de menores y en unos días se le practicó una prueba ósea que determinó que en efecto era menor de edad.

   Entre el centro y la asistencia obligatoria al instituto pasó los años hasta que por fin cumplió la mayoría de edad. Por fin llegó el momento que esperaba, ya podría trabajar.

   Al salir del centro, con la ayuda de Pablo, que llevaba una organización que ayudaba a los inmigrantes, encontró trabajo como peón y a pesar de que se aprovecharían de su situación de indocumentado, Suleimán estaba encantado porque podría enviar dinero a su familia. También con la ayuda de Pablo encontraría una casa que compartiría con otros africanos.

   Así estuvo varios meses hasta que un día mientras caminaba por las calles, fue detenido por un policía, un antiguo compañero de instituto, por carecer de documentación.

   Fue devuelto a su tierra. Todo había acabado, pero Suleimán no le guarda rencor.

ESTRUCTURA

   La estructura externa de la novela divide a ésta en veintidós capítulos que utilizando una narración lineal nos van contando las dificultades a las que quienes emprenden el viaje se tienen que enfrentar.

   La estructura interna divide la obra en tres partes:

   Una primera parte que abarcaría los tres primeros capítulos y en los que Suleimán nos habla sobre su familia, su aldea y de cómo surgió la idea del viaje;  una segunda parte que se extendería desde el capítulo cuatro hasta la mitad del veintidós en los que el protagonista nos cuenta todo lo que vivió hasta su llegada a Gran Canaria; y una tercera parte que va desde la llegada a la isla hasta el final del libro en el que la policía lo detiene y lo envía de regreso a su casa.

PERSONAJES

   SULEIMÁN: Es el único protagonista de la novela. Un joven de 15 años que cuenta la historia intensa de su corta vida, como empujado por las circunstancias de pobreza en la que vivía su familia se ve obligado a arriesgar su vida dos veces por intentar llegar a Europa.

   Las terribles circunstancias a las que debió hacer frente en los dos viajes llenarían el alma de este niño de dolor para siempre. Ver morir a sus “dos hermanos”, tener que abandonar a una muerte segura en el desierto a uno de sus compañeros de viaje, arrojar al mar el cuerpo del bebé fallecido.

   El mismo Suleimán dice en el último capítulo: “sentía como si aquel niño que decidió un día hacer el viaje no era yo. Como si todo esto me hubiera ido transformando en otra persona… como si vivieran dos personas distintas en mí, la de antes del viaje y la de después del viaje”.

   MUSA: Es quien convence a Suleimán para que lo acompañe a hacer el viaje, es “su hermano”.

   Muere el el salto a la valla de Melilla y su muerte supuso un gran sufrimiento para nuestro protagonista.

   IDRISA: Es el hermano de Musa y también dejaría su vida intentando conseguir el sueño. Tuvo que ser Suleimán quien enterrase su cuerpo.

   AMINATA: Dirige un centro en Mali para ayudar a los menores repatriados que no querían regresar a su casa. Su vida gira en torno a ellos y representa la bondad, la ayuda desinteresada, el amor, la compañía, el buen consejo.

   MAMADÚ Y JADIYA: Mamadú es el hermano mayor de Musa e Idrisa que ayudó a los jóvenes a preparar el viaje, quien consiguió los contactos y quien los ayudó económicamente.

   Jadiya es su esposa, ambos saben que en áfrica no hay futuro y por ello, a sabiendas de lo arriesgado del viaje, ayudaron a los chicos a marcharse.

NARRADOR

   El narrador de la novela es el mismo protagonista, Suleimán, es pues un narrador en primera persona en el que el yo protagonista nos cuenta desde la cercanía las tragedias a las que tuvo que hacer frente siendo todavía un niño. Nos cuenta su sufrimiento con palabras desgarradoras pero libres de rencores, con ese amor infinito que la buena gente desprende.

ESPACIO

    Varios son los lugares en os que transcurre la novela: el pueblo natal del protagonista, Bandiágara, la ciudad de Bamako, el desierto del Sahara, los montes de Marruecos, los campamentos saharauis, Senegal, el océano Atlántico, Gran Canaria y vuelta a Mali.

TIEMPO

   La novela transcurre aproximadamente en cuatro años. Desde que Suleimán tiene quince años y vive aún en su pueblo natal, hasta que con diecinueve años fue detenido y devuelto a su país.

LENGUAJE Y ESTILO

   La realidad tan atroz que sufre el protagonista es relatada con una crudeza en ocasiones extrema hasta el punto de que el autor consigue según Domingo Nofuentes Hernández: “que el lector pueda meterse en la piel de Suleimán” y dice también del autor que: “gracias a su sencillo y genial estilo…logra rehuir los detalles tremendistas, recreando el sufrimiento y dolor humano con una sagaz sutileza que nos permite deslizarnos sobre el drama sin caer en el morbo fácil”.

CONCLUSIÓN

   El libro pretende dejar sobre la mesa la difícil situación a la que se enfrentan quienes deciden hacer el viaje engañados por las mafias y desprotegidos de quienes pudiendo evitar tanto sufrimiento no actúan.

   Es imposible no meternos en la piel de Suleimán. Sufrimos con cada una de las diferentes situaciones a las que tuvo que hacer frente. Perder a su “hermano Musa”, enterrar a Idrisa, abandonar en el desierto a una muerte segura a uno de los compañeros del viaje, arrojar el cuerpo del bebé al mar, son sufrimientos extremos que marcarían para siempre a nuestro niño Suleimán.

   La habilidosa narración de Antonio Lozano hará que el lector comparta viaje y desdichas con el muchacho.

   Destacan también en el libro los valores humanos que ya se han perdido en Europa y en África, a pesar de la pobreza continúan siendo muy importantes, la amistad, la familia, el amor incondicional, el esfuerzo.

    Para finalizar quiero hacer mención a alguno de los fragmentos del libro:

  “Desde que los blancos empezaron a llevarse como esclavos a los hombres y mujeres”.

  “La pobreza no me impidió ser feliz en los años de la infancia. Con tener tu ración diaria de “to”, unos amigos con quien jugar y los brazos de la madre”.

   “La miseria se come a tu familia, a tus vecinos, a tu ciudad, a tu país. La infancia desapareció de golpe”.

   “A Mali le hubieran rajado un costado con un cuchillo, y por ahí se desangra el país”.

Desinformación o fakes news.

Desinformación o fakes news.

¿Tenemos derecho a desinformar?

Noticias Falsas consisten en contenidos pseudoperiodsíticos (sin contrastar o publicados intencionadamente) difundido a través de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y sobre todo en redes sociales.

Ahora está de moda la desinformación, pero obviamente siempre ha habido a mayor o menor medida noticias falsas y sobre todo, cortinas de humo u ocultación de la realidad, para que la gente no vea lo importante, lo real.

Desde todos los sectores: político, periodístico, empresarial, bancario, social, siempre ha prevalecido el dogma: ‘el conocimiento es poder’ Francis Bacon (1561 – 1626) y ha degenerado en ‘saber es poder’ en la cultura popular durante el siglo XX, sobre todo después de los años 50 con la creación de los medios de comunicación de masas, primero en E.E.U.U. y luego extendido al resto del mundo.

¿Por qué ha surgido de repente esta obseción por lo que es verdadero o falso? No recuerdo hace ni siquiera 10 años (y los medios ya tienen más de un siglo algunos) es la obseción por la verdad y la mentira. Sin ser pretenciso, podría opinar, que desde que la mentira, puede ser utilizada por todo el pueblo, es mas necesario ponerle coto. Las grandes mentiras de la historia, están justificadas como ‘necesarias’ y las actuales, las aceptamos por comentarios como el ‘poder es así’, normalizamos la manipulacion.

La desinformación molesta ahora que todos podemos mentir.

Al final, la verdad sale a la luz. El desinformador actual ya cuenta con eso, pero sólo cuando ya ha sido utilizada y no importan tanto sus concecuencias. El final ahora siempre justifica el medio.

‘Cum finis est licitas

etiam media sunt licita’

Nicolas Maquiavelo* (escritor renacentista).

La lista de mentiras puede superar a las verdades que nos rodean, tantas fakes news que casi es imposible vivir sin aceptar algunas:

a) Discriminación de precios, nos parece un favor que las empresas que poseen el monopolio de un servicio o producto, tengan diferentes precios especiales para jubilados o estudiantes, en realidad estas compañías ganan mas dinero discriminando precios que con un precio regular para todos. Líneas aereas, trenes, autobuses…

b) Las cajas de ahorros, entidades financieras comunitarias creadas para apoyar el crecimiento económico de una pequeña región y cuyas aportaciones sociales y donaciones son objetivo y obligación de la propia naturaleza de estos pequeños bancos. Realidad: especulan como los grandes bancos adjudicándose competencias que no tienen y promocionando las ayudas a la comunidad como un regalo , cuando es una obligación ( creacion de centros sociales, prestamos agrarios, vivienda…).

c) Estadísticas manipuladas, una de mis fakes favoritas. Lo mas fácil. Uno de los métodos utilizados en todos los sectores públicos para conseguir siempre una valoración positiva y siempre máxima puntuación de un servicio como por ejemplo un colegio o universidad. Se presenta el sondeo o encuesta al usuario siempre en la primera semana de clase, cuando todos los alumnos solo han tenido contacto con el profesor una vez o ninguna (nunca a mitad o final de curso), con lo cual, con la ilusión del comienzo de curso o carrera, todos el mundo tendrá una valoración mas que positiva. Muy utilizado para la valoración de la enseñanza.

Criterio propio, volvemos a la máxima repetida en otros artículos. Leer es importante para lidiar al menos a nivel usuario contra el falso mundo que nos rodea.

Por cierto, y a modo de despedida, Maquiavelo no escribió la cita anterior, mucho tiempo fue atribuido a este escritor, pero en realidad pertenece a Hermmann Busenbaum (1645). Este es mi pequeño fake que se utiliza bastante en periodismo al sesgar las noticias o copiarlas.

Gracias a mis seguidores, ellos si son de verdad.

África llora por sus hijos

ÁFRICA  LLORA  POR SUS HIJOS

     Con la llegada del buen tiempo, las costas canarias volverán a ser escenario del goteo incesante de pateras.

     En 2018 Canarias registró la llegada de 65 pateras con alrededor de 1300 personas, muchas de ellas recalaron en las costas de Lanzarote por lo que el Cabildo se vio obligado a declarar  la situación de emergencia humanitaria pues los centros y en especial los de menores se vieron desbordados y no se podía garantizar el bienestar de los inmigrantes.

    En 2006 y 2008, debido a la gran avalancha de pateras, el entonces presidente de Canarias, Paulino Rivero, pide ayuda al gobierno del Estado y a Europa, pero como si el asunto no fuera con ellos poco caso le prestaron.

     Consciente de la gravedad del problema al que Canarias, un territorio tan limitado se tiene que enfrentar casi sin ayuda,  el presidente actual de Canarias Fernando Clavijo, aprovechando la visita del  presidente de España, Pedro Sánchez a Lanzarote para asistir a un acto en el que se homenajeaba a José Saramago, pide reunirse con él para tratar este tema pero declina aceptar la invitación.

     Así las cosas, el gobierno del Estado y Europa miran para otro lado en lugar de hacer frente a un problema que nos afecta a todos. Faltan acuerdos entre países, faltan centros de acogida, faltan ayudas en los países de origen que fomenten las economías y se evite así la salida masiva de jóvenes… faltan y faltan tantos recursos y actuaciones que si entre todos los países no hay colaboración jamás se pondrá freno a este éxodo masivo.

    En los montes Gurugú  o Bolingo (Nador) cercanos a Melilla malviven inmigrantes de Mali, Camerún, Congo… hombres, mujeres, niños. Algunos llevan allí años a la espera del momento propicio para “dar el salto”, conviviendo con el hambre, el frío, las ratas y temiendo que la policía marroquí irrumpa en los campamentos destrozándolo todo. La mayoría han llegado allí atravesando el desierto del Sahara, acinados en camiones o incluso haciendo gran parte del trayecto caminando.

    Otros eligen la ruta del mar, por ser más económica e intentan llegar a Canarias o al sur de la Península Ibérica en unos diminutos cayucos en el que apenas pueden moverse, a los que suele averiarse el motor y en los que tienen que turnarse para achicar agua.  Si  tienen la suerte de no perderse en el mar, llegan exhaustos y deshidratados.

    Fatou, jamás imaginó que el viaje en cayuco hasta Canarias fuese tan duro. Repudiada por su familia al quedarse embarazada cuando apenas tenía quince años huye de Senegal hacia Mauritania sin más equipaje que una muda de ropa, unos zapatos viejos y la dirección de una conocida de su poblado que años atrás había conseguido establecerse en Nouakchott, la capital del país.

     Tras días de camino, mendigando por los lugares por los que pasaba, consigue llegar hasta la casa de Awa de la que no guarda buenos recuerdos pero a la que agradece que le diera cobijo los dos años que tuvo que permanecer en Mauritania. El tiempo suficiente para dar a luz a su niña Aminata y para ahorrar el dinero del pasaje de la embarcación que las llevaría a España.

    Una noche de luna llena la subieron a un camión de mercancía junto a su niña en dirección a Nouadhibou donde les esperaba la embarcación que las llevaría hacia las costas canarias junto con otras quince personas.

   Cuando apenas quedaban esperanzas y sin fuerza ya ni para rezar, tras cuatro días de navegación, ven a lo lejos una luz que los guiaría hacia la costa de Lanzarote.

    Cerca de la costa, la embarcación fue interceptada por una patrulla de la Guardia Civil que los condujo a puerto. Ella y su niña fueron conducidas a un centro de menores.

    Diez años han pasado desde Fatou llegase con su hijita persiguiendo el sueño europeo. Ambas llevan una vida feliz. Sabe que corrió con mucha suerte pero desaconseja una y otra vez que hagan el viaje.

    Ninguno recomienda el viaje pero muchos lo vuelven a intentar por segunda o tercera vez a sabiendas que podrían perder la vida en el camino. Las tumbas sin nombre comienzan a ser habituales en nuestros cementerios. Quienes llegan con vida, son devueltos a sus países de origen o malviven en asentamientos de chabolas o acinados en pisos.

   África lloró por aquellos hombres y mujeres que fueron raptados y llevados a América para trabajar como esclavos del hombre blanco; lloró por el expolio y anulación de culturas que el continente sufrió con el imperialismo por la ambición del hombre blanco y continúa llorando por la muerte de sus hijos que se dejan la vida huyendo del hambre y las guerras, persiguiendo el paraíso que creen que encontrarán en Europa.

El sustantivo. Soluciones.

EJERCICIOS DEL SUSTANTIVO: SOLUCIONES

1.Identifica las palabras que sean sustantivos:

bosque, amabilidad, Cádiz, musical, pez, calor, orilla, habitación, negación, teatro, esperanza

París, fuego, bondad, caballos, barco, letras, tranvía, Francisco, Lanzarote, rey.

2.Escribe el plural de los siguientes sustantivos:

casas, relojes, canciones, cruces, los jueves, luces, los tórax, paredes, sofás, clubs/clubes, jabalís/jabalíes, exámenes, bueyes, cactus, jerséis, calcetines,los viernes, cartones, caracteres, dólares, marqueses, coces, maniquíes, disfraces, bambús/bambúes, aprendices antifaces, codornices.

3.Escribe el femenino de los siguientes sustantivos:

dóctora, actriz, emperadora, juglaresa, condesa, heroina, mujer, nuera, yegua, prima, madrina, abogada, oveja, la pianista, la cliente, la deportista, madre, la testigo, el elefante hembra, la jirafa hembra, la paciente, la mar, la maratón, la jueza.

4.Decir si los sigueintes sustantivos son comunes o propios:

González- propio, Lanzarote-propio, España-propio, Alicia-propio, lanzaroteño-común, mujer-común, Yaiza-propio, campesina-común, biblioteca- común, Pedro-propio, Londres-propio, ciudad-común.

5.Decir si estos sustantivos son animados o inanimados:

niña-animado, mesa-inanimado, piedra-inanimado, televisión-inanimado, sofá-inanimado, arroz-inanimado, abuela-animado, perro-animado.

6.Clasificar los sustantivos según sean concretos o abstactos:

esperanza-abstracto, ilusión-abstracto, mesa-concreto, amor-abstracto, paz-abstracto, sal-concreto, nube-concreto, salud-abstracto, alma-abstracto, isla-concreto, ordenador-concreto

7.Escribir el colectivo de estos sustantivos individuales:

perro- jauría, pájaro-bandada, abeja-enjambre, cerdo-piara, árbol-arboleda, oveja-rebaño, pino-pinar, soldado-ejército, barco-flota, musico-orquesta, jugador-equipo, álamo-alameda, pez-banco, isla-archipiélago, estrellas-constelación, libro-biblioteca, vecino-vecindario, casa-caserío, olivo-olivar, platos-vajilla.

8.Clasificar los sustantivos en contables e incontables:

sal-incontable, arena-incontable, caballos-contable, barco-contable, azúcar-incontable, ciudades-contable, agua-incontable, aceite-incontable.

9.Clasificar los sustantivos en primitivos o derivados:

coche-primitivo, carne-primitivo, agua-primitivo, libro-primitivo, carnicería-derivado, panadería-derivado, aguacero-derivado, cochecito-derivado, adivino-derivado, artista-derivado, avión-primitivo, barbero-primitivo, barba-primitiva, barba-primitivo, caballería-derivado, caballo-primitivo, zapatería-derivado, zapato-primitivo, telefonista-derivado, sueño-primitivo, sombra -primitiva, trabajador-derivado.

10.Clasifica los sustantivos en simples, compuestos o parasintéticos:

mesa-simple, limpiabotas-compuesto, sacacorchos-compuesto, aguafiestas-compuesto, automovilista-parasintética, flor-simple, salvavidas-compuesta, árbol-simple, telecomunicaciones-parasintética, diente-simple, amigo-simple, norteamericano-parasintética,

montacargas-compuesta, pez-simple, carro-simple, abrelatas-compuesta, aterrorizado-parasintética, malhumorado-parasintética, radiotelefonista-parasintética, submarino-parasintética, neurocirujano-parasintética, aeroportuario-parasintética, descafeinado-parasintética, repavimentación-parasintética.

11.Identifica el prefijo, lexema, infijo y sufijo de las sigueintes palabras:

prevalecer= prefijo: pre- lexema:-val- infijo:-ec- sufijo:-er

panadero= lexema:pan- infijo:-ad- sufijo:-ero

panecillo= lexema:pan- infijo:-ec- sufijo:-illo

sonajero= lexema:son- infijo:-aj- sufijo:-ero

cochecito= lexema:coch- infijo:-ec- sufijo:-ito

enfrascamiento= prefijo:en- lexema:-frasc- sufijo:-amiento

transalpino= prefijo:trans- lexema:-alp- sufijo:-ino

disconformidad= prefijo:dis- lexema:-conform- sufijo:-idad

desinformacion= prefijo:des- lexema:-informa- sufijo:-ación

bebecito: lexema:beb- infijo:-ec- sufijo:-ito

desintoxicación= prefijo:des- – in- lexema:-toxic- sufijo:-ación

enroscamiento= prefijo:en- lexema:-rosc- infijo:-amiento

pervivencia= prefijo: per- lexema:-viv- infijo:-encia

abanderado= prefijo:a- lexema:-band- infijo:-er- sufijo:-ado

antioxidante= prefijo:anti lexema:-oxid- sufijo: -ante

entroncamiento: prefijo:en- lexema:-tronc- sufijo:-amiento

solecito: prefijo:sol- infijo:-ec- sufijo:-ito

insufrible: prefijo:in- lexema:-sufr- sufijo:-ible

desenamoramiento: prefijo: des- -en- lexema: amor sufijo:-amiento

amastreamiento: prefijo:a- lexema:-maestr- sufijo:-amiento

submarinista: prefijo:sub- lexema:mar- infijo:-in- sufijo:-ista

vicepresidente: prefijo:vice- lexema:-presid- sufijo:-ente

El sustantivo. Ejercicios

1.Identifica las palabras que sean sustantivos:

bosque, amabilidad, Cádiz, cantar, musical, pensaba, perder, rápidamente, lento.

pez, calor, orilla, perder, habitación, negativo, negación, negar, porque teatro, esperanza.

París, fuego, bondad, caballos, barco, letras, tranvía, Francisco, Lanzarote, rey.

2.Escribe el plural de los siguientes sustantivos:

casa, reloj, canción, cruz, jueves, luz, tórax, pared, sofá, club, jabalí, examen, buey, cactus, jersey, calcetin, viernes, cartón, carácter, dólar, marqués, coz, maniquí, disfraz, bambú, aprendiz, antifaz, codorniz.

3.Escribe el femenino de los siguientes sustantivos:

dóctor, actor, emperador, rey, conde, juglar, alumno, héroe, hombre, yerno, caballo, primo, padrino, abogado, carnero, pianista, cliente, deportista, padre, testigo, elefante, jirafa, paciente, mar, maratón, acné, deportista, juez.

4.Decir si los siguientes sustantivos son comunes o propios:

González, Lanzarote, España, Alicia, lanzaroteño, mujer, Yaiza, campesina, biblioteca, Pedro, Londres, ciudad.

5.Decir si estos sustantivos son animados o inanimados:

niña, mesa, piedra, televisión, sofá, arroz, abuela, perro.

6.Clasificar los sustantivos según sean concretos o abstactos:

esperanza, ilusión, mesa, silla, amor, paz, sal, nube, salud, alma, isla, ordenador.

7.Escribir el colectivo de estos sustantivos individuales:

perro, pájaro, abeja, cerdo, árbol, oveja, pino, soldado, barco, músico, jugador, álamo, pez, isla, estrellas, libro, vecino, casa, olivo, platos.

8.Clasificar los sustantivos en contables e incontables:

sal, arena, caballos, barco, azúcar, ciudades, agua, aceite.

9.Clasificar los sustantivos en primitivos o derivados:

coche, carne, agua, libro, carnicería, nublado, panadería, aguacero, cochecito, adivino, artista, avión, barbero, barba, caballería, caballo, zapatería, zapato, telefonista, sueño, sombra, trabajador.

10.Clasifica los sustantivos en simples, compuestos o parasintéticos:

mesa, limpiabotas, sacacorchos, aguafiestas, automovilista, flor, salvavidas, árbol, telecomunicación, diente, amigo, pordiosero, norteamericano, montacargas, pez, carro, abrelatas, coche, pan, sacapuntas, aterrorizado, malhumorado, radiotelefonista, subnarino, neurocirujano, aeroportuario, descafeinado, repavimentación.

11.Identifica el prefijo, lexema, infijo y sufijo de las sigueintes palabras:

prevalecer, panadero, panecillo, sonajero, cochecito, desinformación, enfrascamiento, bebecito, transalpino, disconformidad, desintoxicación, enroscamiento, pervivencia, abanderado, antioxidante, entroncamiento, solecito, insufrible, desenamoramiento, amastreamiento, submarinista, vicepresidente.

Mujeres coraje. Mis bisabuelas.

MUJERES     CORAJE

MIS   BISABUELAS

No quiero dejar pasar la oportunidad de elogiar la figura de dos mujeres luchadoras y valientes de mi familia a las que tuve la suerte de conocer lo suficiente para darme cuenta de que eran diferentes, de que tras su debilidad de ancianas afloraba un carácter recio y curtido y una sabiduria que habían adquirido con los años obligadas por las circunstancias que vivieron.

Dos mujeres “bien plantadas” que no conocían el significado de la palabra abandono o rendición y que se enfrentaron con coraje a las adversidades de la España de principios de siglo así como a los infortunios que la vida les depararía.

Las dos se llamaban María, aunque eran conocidas por su apodo, vecina la una de la otra, centenarias ambas, vivieron diferentes etapas de la historia de España ( Monarquía de Alfonso XIII, Golpe de Estado de Primo de Rivera, Segunda República, Guerra Civil, Gobierno de Franco y la Restauración de la Democracia con Juan Carlos I).

Una de ellas era conocida por todos como MARIA “PASTORA”. Viuda y con cinco hijos a su cargo, compaginó el duro trabajo en una empaquetadora de plátanos con el cultivo de sus propias huertas. Cuentan de ella que era una mujer enérgica, incansable y trabajadora, hasta tal punto que algunos peones que contrataba para que le ayudasen en las tareas del campo se avergonzaban porque no podían seguir su  ritmo de trabajo. Con su puro en la boca y a golpe de azada supo plantarle cara a la vida.

Recuerdo de ella su risa, su pañuelo negro y el cariño y respeto que todos le tenían.

A la otra la llamaban  MARÍA “JURONA”. También enviudó y tuvo que sacar adelante a sus cuatro hijos que desde muy temprana edad tuvieron que ganarse el jornal. Siempre fue una mujer adelantada a su tiempo, sabía leer y escribir perfectamente y se defendía con las cuentas. Cuando sus hijos terminaban la jornada de trabajo los enviaba a clase del  Maestro Cándido para que aprendieran “las cuatro reglas” como entonces se decía.

Tal era su coraje que se atrevió a esconder en una cueva cercana a su casa donde criaba animales y en un zulo bajo el suelo de  madera de su habitación a un vecino republicano para salvarle la vida, a sabiendas que arriesgaba la suya y la de sus hijos. A  punto estuvo de ser descubierta  en un registro de su casa, porque en un pueblo pequeño todo termina saliendo a la luz. El caso es que allí lo tuvo oculto hasta que con la cédula de un amigo falangista pudo escapar por las cumbres de la isla y embarcarse a Tenerife donde pasaría desapercibido.

Recuerdo de ella su cuerpo diminuto, el vaso de vino tinto con el que acompañaba su almuerzo, su bastón y su habilidad para narrarnos cuentos.

Este artítulo va dedicado a todas las  “MARÍAS” que afrontaron esta etapa dura de la historia de España sacando adelante a sus familias, que sufrieron por las muertes injustas de su familiares y que a pesar de todo no perdieron la sonrisa.