Me busco y no me encuentro

       ME BUSCO Y NO ME ENCUENTRO DE JOSEFINA DE LA TORRE

Me busco y no me encuentro.

Rondo por las oscuras paredes de mí misma,

interrogo al silencio y a este torpe vacío

y no acierto en el eco de mis incertidumbres.

No me encuentro a mí misma.

Y ahora voy como dormida en las tinieblas,

Tanteando la noche de todas las esquinas.

Y no pude ser tierra, ni esencia, ni armonía,

que son fruto, sonido, creación, universo.

No este desalentado y lento desgranarse

que convierte en preguntas todo cuanto es herida.

Y rondo por las sordas paredes de mí misma esperando el momento de descubrir mi sombra

        Nos disponemos a comentar el poema titulado Me busco y no me encuentro, creado por la autora canarias Josefina de la torre, perteneciente al tercer poemario titulado “Marzo Incompleto” publicado en 1968. Nos encontramos, por tanto, ante una poetisa que se inscribe dentro de la Generación del 27 caracterizada por representar una voz singular, personal y compacta, creadora de una poesía íntima y rica en vivencias personales.

     Estéticamente estableció estrechos vínculos con la corriente vanguardista hispánica de la primera mitad del siglo XX, con la denominada poesía pura juanramoniana y, particularmente, con la obra de algunos de los poetas más representativos de la Generación del 27( Salinas, Guillén, Lorca,
Alberti…), con los que, en el caso de algunos, tuvo una cercana amistad. De este modo, comparte con ellos, el gusto por la sencillez formal, el lirismo interior, un lenguaje en ocasiones cercano a la expresión popular y las innovaciones vanguardistas. Sin duda alguna, la inclusión de su nombre y de algunos versos de sus dos primeros poemarios (Versos y Estampas, de 1927 y Poemas de la Isla, de 1930) en la segunda antología que Gerardo Diego organizó en torno a los autores del 27, justifica para la crítica la dependencia estética de nuestra autora con respecto a aquel grupo.

    Pero también Josefina se dejó contagiar del aliento isleño de grandes poetas grancanarios como los modernistas Alonso Quesada Saulo Torón y Tomás Morales. Con el modeernismo comparte un profunda angustia existencial y una evidente ansia de alcanzar un absoluto que le es imposible. Otro rasgo modernista es el gusto por lo local, que ya señaló Pedro Salinas al referirse a la autora como “muchacha-isla”, en el prólogo de Versos y Estampas.

     Con todo, Josefina de la Torre representa una voz singular, personalísima y compacta, creadora de una poesía íntima, rica en vivencias, aferrada a sus recuerdos y a sus sueños e intalada en la nostalgia de su tierra canaria de la que se alejó, en distintas ocasiones, para participar en proyectos culturales en Madrid y en París.

     En Marzo Incompleto se reúnen algunos versos escritos mucho antes, entre 1930 y a936, sin embargo, la autora no abandona el tono intimista y su itinerario por algunas de las cuestiones universales del pensamiento lírico, pero ahora, desde otra perspectiva si cabe más trágica. Por lo tanto, el paso en el tiempo, la memoria, la evocación y el desasosiego ante aspiraciones incumplidas, centran el interés de este tercer poemario.

     La obra posee como tema principal “la insatisfacción de la poetisa consigo misma”. Dicho tema lo ubicamos a lo largo de todo el poemario debido a la frustración que siente la autora en relación con su esterilidad, puesto que siente que no se ha desarrollado como mujer. Josefina de la Torre busca un sentido a la vida, sintiéndose perdida y rodeada de oscuridad. Asimismo, se interroga constantemente y no encuentra la respuesta que ansía. Esto la lleva por un camino de desolación, tristeza, inseguridad, desaliento y rebeldía, como se justifica por la constante presencia del “no”.

   Como ella misma dice en el poema, esta desazón que siente le lleva a preguntarle constantemente a su yo más íntimo para  intentar encontrar respuesta a  su situación personal que le atormenta.

   En cuanto a la estructura externa, el poema consta de trece versos que se combinan en versos alejandrinos y heptasilabos, situados estos últimos, en el primer y quinto verso. En ellos, pone de manifiesto la búsqueda personal que no logra su objetivo “Me busco y no me encuentro” y “No me encuentro a mí misma”. Estos dos versos cautivan la atención del lector tanto métricamente como desde el punto de vista semántico. La rima es consonante en los versos dos y cinco y asonante en el resto, excepto los que no tienen rima ( 7a, 14B, 14-, 14-, 7b, 14-, 14B, 14B, 14A, 14-, 14B, 14B, 14-).

     Por otro lado, se trata de una composición estrófica que se ajusta para unos a una lira y para otros a una silva, pero lo que no cabe duda es que está influenciada de las vanguardias. Además presenta una rima variable, puesto que encontramos tanto rima consonante en los versos segundo, quinto y duodécimo; como rima asonante en los versos primero, séptimo, octavo, noveno y undécimo o como versos sueltos en los restantes.

    Analizando, aún más la obra vemos que en cuanto a la estructura interna, está dividida en dos bloques bien diferenciados. Podemos tener constancia de esta división, pues del primer al quinto verso, la autora expone el tema anteriormente dicho de manera íntima, ese intimismo recuerda a Béquer y a Rosalía de Castro. El segundo bloque se encuentra desde el sexto al penúltimo verso donde la autora expresa sus frustración por no poder ser una mujer creadora de vida. A continuación en los dos últimos versos del poema retoma la idea inicial, es decir, la búsqueda de sí misma pero ahora con un ligero optimismo que pudiera ser solo un espejismo, un milagro imposible de cumplir, “ y rondo por las sordas paredes de mí misma// esperando el momento de descubrir mi sombra”,  dando a entender una estructura circular.

    Al tratarse de un texto literario, concretamente del género lírico, se caracteriza por tener una serie de rasgos como son entre otros, su función poética, el carácter connotativo, el valor polisémico y el interés estético. Aunque también predomina la función emotiva, pues se transmiten sentimientos de una alta carga de emotividad.

    En cuanto a los aspectos morfosintácticos, ésta se caracteriza por tener una perspectica subjetiva, de forma que el poema gira en torno al “yo” poético, por lo que la autora deja claro su intensión de describir su tormento interior. Josefina se detiene en el estado en que se encuentra su alma, su persona. Se siente perdida, intranquila, intenta descifrar quién es su “yo” realmente pero no consigue conocerlo.

    Por otro lado, llama la atención la utilización de un vocabulario sencillo pero de alto valor connotativo con lo que expresa sus sentimientos profundos salidos de un mundo en el que solo hay pesadumbre y dolor. Para ello, la autora utiliza una serie d sustantivos abstractos como “incertidumbre”, “esencia” o “armonía” que potencian el desasosiego que siente en su mundo interior. También encontramos dos campos semánticos en los que podemos agrupar los sustantivos del poema. El que hace referencia a la noche que metafóricamente compara consigo misma como “tinieblas”, “sombras”, “oscuridad”, “silencio”, “ vacío2 y otro campo semántico que hace referencia a la creación y la vida como “universo”, “tierra”, “fruto”, etc.

    Por otro lado, los adjetivos, son en su mayoría explicativos, “oscuras”, “torpe” que aportan sugerentes connotaciones de soledad, frustración y tristeza.

    En cuanto a los tiempos verbales, destaca el uso del presente de indicativo de forma paralelística al inicio de los versos “me busco”, “rondo”, “interrogo”, “no acierto” que van aumentando en intensidad. Pero sin duda los verbos principales que nos acercan al sufrimiento de la poetisa son “busco” y “encuentro”. Llama la atención también el empleo de gerundios que insisten en remarcar la tristeza e intranquilidad que continúan y que no parecen tener fin: “ tanteando” o “esperando”.

    También encontramos un pretérito perfecto simple “pude”o octavo que indica un pasado que nunca se cumplió, en relación  la maternidad frustrada.

    Por otro lado destacan en este poema la utilización de los siguientes recursos literarios:

    En el plano fónico:

    Aliteración:  “ interrogo al silencio y a este torpe vacío”.

    En el plano morfosintáctico:

    Epítetos: “torpe vacío”, “oscuras paredes”.

    Encabalgamiento: “no este desalentado y lento desgranarse// que convierte en pregunta todo cuanto es herida”. “ y rondo por las sordas paredes de mí misma// esperando el momento de descubrir mi sombra”

    Asíndeton: “y no pude ser tierra, ni esencia, ni armonía,// que son fruto, sonido, creación universo.”

    En el plano léxico-semántico:

    Personificación: “rondo por las oscuras paredes de mí misma”. “Torpe vacío”.

    Antítesis: “me busco y no me encuentro”.

    Metáfora: “y no acierto en el eco de mis incertidumbres”. “Tanteando la noche de todas las esquinas”. “Y rondo por la sordas paredes de mí misma”.

    Simil: “Y ahora voy como dormida en las tinieblas”.

    En conclusión, este poema es una magnífico ejemplo de lo que significa para las letras canarias y para la literatura hispánica la figura de la canaria Josefina de la Torre. Marzo Incompleto marca un momento especialmente dramático en la vida de la autora: su frustrada maternidad, un hecho que la conduce a preguntarse constantemente sobre sí misma, pues pareciera que la vida a perdido sentido.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

     Lengua Castellana y Literatura. Editorial Anaya. Sevilla. 2012.

Publicado por

Las letras sabias de Cande

ESTUDIOS Licenciada en Filología por la universidad de La Laguna. 1994. Certificado de aptitud pedagógica. 1995 Diploma de participación en las II Jornadas de Humanidades Clásicas en la Universidad de la Laguna.(1988). Diploma de participación en el II Curso La Literatura Erótica Greco-latina.(1989). Diploma del Curso sobre la Elaboración de Unidades Didácticas. (1997). Diploma del curso Modelo Constructivo. (1997). Diploma de participación en el curso La Mujer en el Mundo Antiguo. (1993). Diploma de participación en el curso I Semana Canaria sobre el Mundo Antiguo. (1992). Diploma de participación en el curso II Semana Canaria sobre el Mundo Antiguo. (1993). Diploma de participación en el curso III Semana Canaria sobre el Mundo Antiguo. (1994). Diploma del curso de formación profesional: Inglés Gestión Comercial. (2001). EXPERIENCIA LABORAL Profesora en la Academia Jaeva (Arrecife). 1994-2000. Situación Laboral actual: Propietaria de la Academia Argana Alta.

Un comentario en “Me busco y no me encuentro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s