Canarias en la mitología

Debido a la situación geográfica en la que se encuentran la Islas Canarias, en los confines del mundo según la Antigüedad, a la abundante vegetación y de alimentos gracias a la fertilidad de las tierras, las montañas, la abundancia de agua, el buen clima, muchos son los mitos y tópicos que se han relacionado con las Islas Canarias en esa búsqueda constante que la humanidad siempre ha tenido para encontrar el ansiado paraíso.

Hoy sabemos que fenicios, cartagineses, griegos y romanos supieron de nuestra existencia. Se sabe que el pretor romano Sertorio habría estado en Tenerife en el siglo I a.C.  que el cartaginés Hannón visitó Canarias en el siglo V a.C. y que incluso el rey Juba, rey de Mauritania, envió expediciones a Canarias.

Hecateo de Mileto dijo de Canarias: “En los confines y lugares extremos de la Tierra, más allá de las Columnas de Heracles, atravesando el tenebroso Océano, existen unas islas paradisíacas y cuyos campos producen toda clase de alimentos y frutos sin necesidad de trabajo alguno. En ellas residen unas ninfas, hijas de Atlante, las Hespérides, que custodian, junto con un dragón, una maravilloso Jardín, en el que está el árbol que contiene la esencia de la inmortalidad y produce las manzanas de oro, en otro tiempo buscadas por el propio Heracles. Las almas de los Bienaventurados llevan aquí una existencia endémica, libres de preocupaciones, por lo que no hay ninguna duda de que en estos parajes está el ansiado PARAÍSO. Entre estas islas hay una que navega, como enorme cetáceo, a la deriva, llevando sobre sus hombros siete ciudades”.

Canarias fue el país de los Feacios y la isla Ogigia que aparece en la Odisea de Homero.

Ulises y Menelao arribaron a Canarias cuando regresaban a Ítaca después de la guerra de Troya.

La majestuosidad del Teide que para muchos correspondería a las montañas del Atlas fue descrita por Heródoto y por Virgilio en la Eneida.

El mito de los Campos Elíseos, el mito de los Bienaventurados, el mito del Jardín de las Delicias y Jardín de la Hespérides, el mito de la  Atlántida, el mito de las Islas Afortunadas  y la leyenda de San Borondón, hacen referencia  para muchos a las Islas Canarias.

EL MITO DE LOS CAMPOS ELÍSEOS

En Canarias, Azores o Madeira (en el extremo del mundo) se situaría un locus amoenus o paisaje ideal a donde irían a parar las almas piadosas después de la muerte. Un lugar confortable donde se encontraría la felicidad eterna. Aparece en la literatura de Homero, En Apolonio de Rodas  y más tarde en Plutarco.

EL MITO DE LOS BIENAVENTURADOS

Es un tópico que guarda relación con el anterior, pues corresponderían geográficamente a unas islas donde las almas de héroes o semidioses encontrarían el descanso eterno. Un lugar de eterna primavera y de agua abundante, tierra fértil, libre de fatigas, trabajos o enfermedades. Bienaventurados es un término relacionado con el cristianismo. Hesíodo, Platón, Apolodoro, Eurípides… son algunos de los autores que acuñan este término en sus libros.

EL MITO DEL JARDÍN DE LA DELICIAS Y EL JARDÍN DE LAS HESPÉRIDES

El Jardín de las Hespérides estaría localizado en una de las islas situadas en la costa Occidental de África, por lo tanto puede referirse a cualquiera de las islas que llaman Macaronesia (Azores, Canarias, Madeira).

Las  ninfas Hespérides eran las cuidadoras del Jardín de las Hespérides, que también es denominado el Jardín de las Delicias.

En la literatura antigua son muy frecuentes los jardines donde habitaban los dioses, musas…

Este Jardín de las Hespérides, en concreto, es particular porque en él se encuentran las manzanas de oro y el árbol de la vida. A él acudió Hércules en busca de las manzanas.

Muchos mitólogos localizan este jardín en la Atlántida y a su vez ésta con las Islas Canarias. Los argumentos para justificar que dicho jardín se encuentra en Canarias son siempre los mismos: el Atlas correspondería al Teide; y el jardín estaría ubicado en cualquiera de los bellos valles del archipiélago canario (para muchos el valle de la Orotava); y el fruto de las manzanas que muchos han manipulado identificándolas con los nísperos para relacionar como fuera Las Islas Canarias con este mito. Hoy se sabe que las manzanas también están presentes en la mitología de otros pueblos, eran símbolo de inmortalidad.

LA ATLÁNTIDA

Más allá de las columnas de Hércules hubo una enorme isla llamada Atlántida, habitada por un pueblo poderoso pero que desapareció como consecuencia de un gran seísmo y se hundió en el mar. (Platón cita esta isla en sus diálogos).Muchos han intentado demostrar la existencia de esta isla, geólogos, historiadores, pero lo cierto es que es solo una creación literaria.

EL MITO DE LAS ISLAS AFORTUNADAS

Aunque los diferentes relatos mitológicos utilizan este término para hacer referencia  a cualquiera de los archipiélagos situados en la costa occidental del continente africano, Azores, Madeira, Canarias, Salvajes o Cabo Verde, lo cierto es que el término Afortunadas lo usamos hoy en día para referirnos a las Islas Canarias.

El primer autor que habla de nuestras islas es Plinio y las menciona con el nombre de Junonia, Pluvialia, Capraria, Ninguaria, Canaria, Ombrios, Convallis… y a partir de él otros muchos autores que van cambiando el nombre de las islas.

LEYENDA DE SAN BORONDÓN

Cuentan que entre las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro, existe una isla fantasma que aparece y desaparece en cuanto uno se acerca. Según los escritos de San Brandán, monje irlandés de los siglos V-VI, existió una isla-ballena, huidiza que navega a la deriva.

Es curioso que el mismo diario ABC, en 1958 relata “la isla errante de San Borondón ha sido fotografiada por primera vez”. Imaginación al servicio de la literatura.

Todos estos mitos a los que se ha intentado ubicar en un lugar geográfico concreto buscando la veracidad de los mismos, son solo eso, MITOS y éstos son solo historias de ficción que se pueden interpretar  pero no verificar.

Como ya mencioné anteriormente, los primeros escritos que hacen referencia a nuestro archipiélago canario como realidad, son de Plinio el Viejo (siglo I d.C.) al que siguen Ptolomeo (siglo d.C.) y no sería hasta el año 1339 cuando las Islas Canarias de Fuerteventura y Lanzarote serían dibujadas por primera vez por A. Dulcet.

BIBLIOGRAFÍA Marcos Martínez Hernández, Canarias en la antigüedad: mito y utopía.

Publicado por

Las letras sabias de Cande

ESTUDIOS Licenciada en Filología por la universidad de La Laguna. 1994. Certificado de aptitud pedagógica. 1995 Diploma de participación en las II Jornadas de Humanidades Clásicas en la Universidad de la Laguna.(1988). Diploma de participación en el II Curso La Literatura Erótica Greco-latina.(1989). Diploma del Curso sobre la Elaboración de Unidades Didácticas. (1997). Diploma del curso Modelo Constructivo. (1997). Diploma de participación en el curso La Mujer en el Mundo Antiguo. (1993). Diploma de participación en el curso I Semana Canaria sobre el Mundo Antiguo. (1992). Diploma de participación en el curso II Semana Canaria sobre el Mundo Antiguo. (1993). Diploma de participación en el curso III Semana Canaria sobre el Mundo Antiguo. (1994). Diploma del curso de formación profesional: Inglés Gestión Comercial. (2001). EXPERIENCIA LABORAL Profesora en la Academia Jaeva (Arrecife). 1994-2000. Situación Laboral actual: Propietaria de la Academia Argana Alta.

2 comentarios en “Canarias en la mitología”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s