Un día habrá una isla. Pedro García Cabrera.

PEDRO GARCÍA CABRERA

UN   DÍA   HABRÁ  UNA  ISLA

Un día habrá una isla

que no sea silencio amordazado.

Que me entierren en ella,

donde mi libertad dé sus rumores

a todos los que pisen sus orillas.

Solo no estoy. Están conmigo siempre

horizontes y manos de esperanza,

aquellos que no cesan

de mirarse la cara en sus heridas,

aquellos que no pierden

el corazón y el rumbo en las tormentas,

los que lloran de rabia

y se tragan el tiempo en carne viva.

Y cuando mis palabras se liberen

del combate en que muero y en que vivo,

la alegría del mar le pido a todos

cuantos partan su pan en esta isla

que no sea silencio amordazado.

Nos encontramos ante el poema Un día habrá  una isla, grito a la libertad, escrito por Pedro García Cabrera (Valle hermoso 1905- Santa Cruz de Tenerife 1981), una de las figuras literarias más importantes de la España insular. El poema pertenece al libro Las islas en que vivo, escrito entre 1960 y 1967.

Pedro García Cabrera perteneció a la vanguardia de las Islas Canarias, junto con escritores como Agustín Espinosa, Emeterio Gutiérrez Albelo, Domingo López torres, Pérez Minik o Juan Ismael entre otros.

El compromiso social y el paisaje isleño serían dos constantes en su obra que atendiendo a la trayectoria artística del autor podemos agrupar en dos períodos: un período que algunos consideran en tránsito que corresponde a la primera mitad del siglo XX en el que encontramos rasgos modernistas, influencias de Juan Ramón Jiménez, de Lorca y de Rafael Alberti y una segunda etapa que corresponde a la segunda mitad del siglo XX y hasta el final de sus composiciones en las que su único deseo es la esperanza de vivir en un mundo libre.

En este poemario en concreto pone de manifiesto sus ansias de libertad que quiere compartir con todos, donde se habla de una isla que simboliza un mundo libre.

Su primera publicación fue Recordando, un breve relato que publicó en 1922 en la revista, La voz de Junonia.

En el año 1928, publica su primer poemario, Líquenes, a la que le seguirán en 1934 Transparencias fugadas, de tendencia surrealista en la que da gran importancia al paisaje, La rodilla en el agua 1935  y Dársenas con despertadores en el año 1936. Al estallar la Guerra Civil Española se trunca su vida, es detenido, deportado a África, se fuga y es nuevamente detenido en la Península para más tarde ser trasladado a Tenerife donde permanecería encarcelado primero y confinado en su casa después. Posteriormente vería la luz Entre la guerra y tú, 1936-1939, Romancero cautivo, 1936-1940, La arena y la intimidad, 1940, Hombros de ausencia, 1942-1944 y viaje al interior de tu voz, 1944-1946.

En 1951 retoma sus publicaciones con Día de alondras, poemas cuyo motivo poético es la libertad.

Le seguirán La esperanza, se mantiene en 1959, vuelta a la isla en 1968, Entre cuatro paredes, 1968, Hora punta del hombre, 1969 y Las islas en que vivo, 1971 en el que el deseo de libertad y de  esperanza por un futuro mejor se mezclan con el paisaje del mar, de la isla, elementos de la naturaleza que representan la esperanza por un mundo sobre todas las cosas libre.

Sus posteriores publicaciones serían: Elegías muertas de hambre, en 1975, Ojos que no ven, 1977 y  Hacia la libertad, en 1978 donde el poeta reitera que su deseo es vivir en un mundo libre y finalmente se publica en 1980, su antología  A la mar fui por naranjas.

El tema de este poema es el deseo por conseguir la libertad, una libertad de la que fue privado durante la dictadura franquista.

Expresa el poeta su deseo de que haya algún día un lugar en el que tanto él como todos los demás puedan disfrutar y en especial quienes han quedado marcados por las heridas, han sufrido o se han mantenido firmes en la lucha. Cuando esa libertad llegue que se contagien todos de la alegría del mar.

La estructura externa de este poema está formada por dieciocho versos heptasílabos y    endecasílabos ( 7a, 11B, 7c, 11-, 11A, 11D, 11-, 7c, 11A, 7d, 11C, 7-, 11A, 11D, 11-, 11- 11A, 11B) que riman a gusto del poeta formando una silva,  destacando la rima asonante en los versos 1,5,9,13 y 17.

En cuanto a la estructura interna, se distinguen tres partes: Una primera parte que abarca los cinco primeros versos en la que el poeta expresa el deseo de que un día habrá un futuro libre; una segunda parte que se extiende desde los versos seis al trece, en la que el autor nos comunica que sabe que él solo no anhela la libertad sino son muchos los que como él sufren y por lo tanto esperan esa ansiada libertad; y una tercera parte que abarca  de los versos catorce al dieciocho y con los que vuelve a la idea inicial, su deseo de conseguir la libertad. Se trata por lo tanto de una estructura circular.

El poeta comienza el poema expresándonos su único deseo, el que haya un lugar donde disfrutar de la libertad de la que la dictadura ha privado a todo el país. A este lugar él lo llama isla por ser la isla un lugar acotado e identificado claramente, separado y olvidado al mismo tiempo.

Desde los versos iniciales el poeta deja constancia de su protagonismo, de su voz, un “yo” lírico que se siente apoyado por los “otros”, que con certeza también han sufrido, y que a pesar de que sus heridas todavía son visibles, permanecen firmes en la lucha, “manos de esperanza”, “el rumbo en tormentas, aunque han sufrido en estos tiempos difíciles: “y se tragan el tiempo en carne viva”.

Finaliza el poema con la esperanza de que llegue el día en el que no haya un silencio impuesto y  pueda expresar libremente sus pensamientos (estructura circular antes mencionada).

Por otro lado destacan en el poema dos campos semánticos, el de las partes del cuerpo que simbolizan la esperanza: manos, cara, corazón y el campo semántico de las formas de expresión: silencio, rumores, palabras (el silencio da paso poco a poco a la palabra).

En cuanto a las formas verbales aparecen en presente de indicativo (“estoy”, “están”, “cesan”, “lloran”, “muero”, “vivo”, “tragan”) y en presente de subjuntivo ( “sea”, “entierren”, “dé”, “liberen” y “partan”) y un único verbo en futuro “habrá” que da sentido a todo el poema.

Los sustantivos también son importantes en el poema: concretos: “isla”, “heridas”, “pan”, “carne” y abstractos: “silencio”, “esperanza”, “libertad”.

Los adjetivos aunque son escasos son importantes: “viva” acompañando al sustantivo “carne” y haciendo referencia al momento tan duro que están viviendo y “amordazado” que califica al sustantivo “silencio”, es decir impuesto, obligado.

Por otro lado destacan en el poema los siguientes recursos literarios:

En el plano fónico:

Sinestesia: “silencio amordazado” que alude imposición del silencio.

En el plano morfosintáctico:

Elipsis: “que me entierren en ella”. El pronombre “ella” sustituye al sustantivo “isla”.

Encabalgamiento: entre los versos ocho y nueve, diez y once y catorce y quince”.

Hipérbaton: “solo no estoy. Están conmigo siempre / horizontes y manos de esperanza”

En el plano léxico-semántico:

Metáfora: “donde mi libertad de sus rumores”, “horizontes y manos de esperanza”, “aquellos que no cesan / de mirarse la cara en sus heridas”, “corazón y rumbo en las tormentas”, “se tragan e tiempo en carne viva”.

Personificación: “y cuando mis palabras se liberen”; “la alegría del mar le pido a todos”.

Antítesis: “del combate en que muero y en que vivo”.

Bibliografía: Lengua Castellana y Literatura. Editorial Anaya, Sevilla. 2012.

Mensaje a los hombres. Pino Ojeda

El poema que nos disponemos a comentar es “Mensaje a los hombres”, perteneciente al libro Como fruto en el árbol escrito por la poetisa Pino Ojeda en 1954 ( Teror 1916 – Las Palmas de Gran Canaria 2002).

Pino Ojeda nace en el seno de una familia humilde que a los pocos años se traslada a vivir a la Capital. Allí va al colegio donde recibe una educación muy básica. En 1930 fallece su padre y conoce a su futuro marido, Domingo Doreste que se incorpora al frente a luchar en la  Guerra Civil Española  donde encontrará la muerte.

Como consecuencia de ello sufre una depresión que supera gracias a los estudios.

Así, la poesía se convierte para Pino Ojeda en una forma de vida, una manera de entender sus experiencias, los cambios, la eventualidad del presente y también como modo de conciliar lo real con lo ideal, la transitoriedad de cada instante y la visión de lo permanente.

Publica entonces sus primeros poemas en periódicos o revistas literarias como: ‘Mensaje’, ‘Mujeres en la isla’ o ‘Gánigo’ y es en estos inicios que escribe bajo la influencia literaria de la Generación del 27.

Sus principales referentes son Vicente Aleixandre, Pedro Salinas y Gerardo Diego.

En 1947 publica su primer libro Niebla de sueño y en 1951 escribe la obra de teatro El río no vuelve atrás.

Fue en 1952 cuando funda la revista Alisio en la que publican Vicente Aleixandre y Juan Ramón Jiménez entre otros.

En 1953 logra el primer accésit en el premio Adonais con su poemario ‘Como el fruto en el árbol’ y en 1954 resulta finalista del premio Nadal con su novela con ‘el paraíso al fondo’ que no sería publicada hasta 2017.  De este mismo año datan dos obras de teatro como ‘El hombre que se quedó en la guerra’ y ‘El gran cobarde’.

En 1956 recibe el premio Tomás Morales por ‘La piedra sobre la colina’.

En 1971 escribe ‘El derrumbado silencio que también sería publicado’ en 2017.

En 1993 publica ‘el salmo del rocío’ y en 2007 se publica el poemario ‘Árbol del espacio’.

En el año 2018, el Día de las Letras Canarias fue dedicado a Pino Ojeda.

Los ejes temáticos en sus obras son los sueños, el amor y el sentido de la vida y  la presencia de la naturaleza porque en ella se encuentran todas las bondades a las que el ser humano debe aspirar para mejorar.

Este poema en concreto pertenece al género lírico y está escrito en verso. En él,  la poetisa afianza su trayectoria poética y se centra en la búsqueda de identidad y para ello se acerca  a la naturaleza porque siente que en ella encontraría la bondad y la perfección.

Es un poema didáctico cuya intensión es la de dar un consejo a los  hombres para que sean felices.

El tema en Mensaje a los hombres es la naturaleza, que cobra especial relevancia porque solo en ella el hombre se encontraría en estado puro, en paz consigo mismo y hallaría en ella todas las bondades a las que el ser humano debe aspirar para mejorar.

La poetisa insta a los hombres a que cuando se acerquen a la naturaleza lo hagan dejando atrás las preocupaciones, que lo hagan con la mirada y el gesto sencillo, olvidando el ayer para así poder recuperar el yo más íntimo y brazo amigo.

En cuanto a la estructura externa, el poema está formado por veinticuatro verso y  en él  predominan los de larga extensión métrica (se combinan versos de arte mayor y menor) y en el que la rima es libre, lo que proporciona a la autora más libertad para expresar sus reflexiones.

En lo que respecta a la estructura interna, podemos dividir el poema en tres partes: una primera que abarcaría la primera estrofa en la que la poetisa se pregunta por qué los hombres no se acercan a la naturaleza despojados de todos los problemas que les atormentan; una segunda parte que se extendería desde los versos siete al diecinueve en la que nos dice todo lo malo que debemos dejar en la ciudad cuando nos acercamos a la tierra; y la tercera parte en la que nos rebela todas las bondades de las que podríamos disfrutar en la naturaleza si siguiésemos sus consejos.

Pino Ojeda no comprende por qué los hombres cuando se acercan a la tierra o el bosque lo hacen llevando encima los problemas característicos de las ciudades y nos aconseja que los dejemos atrás y subamos a la tierra en plena libertad con cuerpo y conciencia libres porque solo así nos encontraríamos a nosotros mismos y al brazo amigo.

En este poema se nos presentan dos mundos:

Por un lado, la ciudad que identifica con polvo, ruido, fiesta y cemento gris. En ella tienen lugar todos los males: “agrias difíciles conciencias”, “dolor de sangre interminable”, “pesadillas nocturnas”, “sus agobiadas, durísimas contiendas”, “sus pobres, ligeras ansias”, “mentidas palabras”.

Y por otro lado los bosques a los que sugiere ir con “sencilla mirada”, sin preocupaciones, libres para poder encontrar al amigo, la voz perdida, su propio yo, el camino, el silencio.

Según Blanca Hernández Quintana, Pino Ojeda siente que en la naturaleza “se encuentran todas las virtudes a las que el ser humano debe aspirar para mejorar”.

La naturaleza es perfecta y solo acercándonos a ella libres y puros nos conoceremos a nosotros mismos y lograremos comunicarnos con ella.

A continuación analizaremos los aspectos morfosintácticos y podemos observar que el poema comienza con un verbo  en primera persona del singular en tiempo presente (sé) con el que Pino Ojeda deja claro desde el comienzo que se implica y expresa su opinión, lo que aporta  subjetividad; en cambio en la segunda estrofa los verbos están en tercera persona del plural en  tiempo condicional y por medio de ellos aconseja a los hombres como deben actuar.

Los sustantivos los podemos agrupar en dos partes: por un lado encontramos sustantivos negativos como “ preocupaciones, dolor, sangre, pesadillas, ruidos, polvo, contiendas, pesadillas” y por otro lado encontramos los sustantivos positivos como “hombres, tierra, bosques, brazo, voz, camino, silencio”.

Por otro lado destaca la abundante adjetivación que también se podría repartir en dos grupos: Los negativos como “agrias, difíciles, dura, cementada, gris, agobiadoras, durísimas y los positivos: sencilla, pequeñas, libres”.

Las figuras retóricas presentes en este poema son de varios tipos:

En el plano fónico:

-Aliteración del sonido  “s”  versos segundo y décimosexto.

En el plano morfosintáctico:

-Sinonimia entre “dura” y “cementada”; entre “tierra” y “bosque” y entre “pasado” y “ayer”.

-Asíndeton:  verso dieciséis.

-Paralelismo entre los versos veinte y veintiuno y entre los versos ocho y nueve

-encabalgamiento entre los versos uno y dos.

En el plano semántico:

-Personificación: “superficie gris que habla de dolor”(verso cinco); “sus pobres corazones aprendieron” (verso veintitrés); “donde la civilización se expresa” (verso cuatro).

-Símbolo: “la tierra y los bosques” que simbolizan la virtud, la bondad y la perfección y la “superficie gris “ que simboliza los males.

Pino Ojeda se funde con la naturaleza, exalta su perfección y se entrega pura para poder comunicarse con ella.

 

Mensaje a los hombres

a mis hermanos Ana Maria y Rafael

 

Yo no sé por qué los hombres, cuando caminan por la tierra y los bosques,

van rumiando silenciosos sus pequeñas, bajas preocupaciones.

Ellos deberían dejar sus agrias, difíciles conciencias,

en la primera vuelta del camino donde la civilización se expresa.

Allí sobre la dura y cementada superficie gris que habla de dolor,

de sangre interminable.

Los hombres no debieran llevarse al bosque, a la tierra,

sus pesadillas nocturnas,

sus agobiadoras, durísimas contiendas.

Ellos podrían llevar arriba la misma sencilla mirada,

el mismo sencillo gesto de los seres que van a encontrarse.

Sólo una mirada sin pasado, sin ayer, sin retorno.

¡Si los hombres se dieran cuenta de estas pequeñas cosas

y subieran a lo alto libres de ellos mismos,

libres de sus pobres, ligeras ansias!

Si ellos supieran rezar sin voces, dentro de sí, detenidamente, sin prisas.

Si ellos lograran dejar en las ciudades

—llenas de polvo, de ruidos y fiesta—

sus pobres, mentidas palabras.

Encontrarían allá arriba el brazo que les rodeara calladamente la espalda.

Encontrarían la voz que perdieron con el primer desperezo de hombres.

Encontrarían, sí, como partiendo de su propia carne,

el camino que olvidaron cuando sus pobres corazones aprendieron

a maldecir en silencio.

Me busco y no me encuentro

       ME BUSCO Y NO ME ENCUENTRO DE JOSEFINA DE LA TORRE

Me busco y no me encuentro.

Rondo por las oscuras paredes de mí misma,

interrogo al silencio y a este torpe vacío

y no acierto en el eco de mis incertidumbres.

No me encuentro a mí misma.

Y ahora voy como dormida en las tinieblas,

Tanteando la noche de todas las esquinas.

Y no pude ser tierra, ni esencia, ni armonía,

que son fruto, sonido, creación, universo.

No este desalentado y lento desgranarse

que convierte en preguntas todo cuanto es herida.

Y rondo por las sordas paredes de mí misma esperando el momento de descubrir mi sombra

        Nos disponemos a comentar el poema titulado Me busco y no me encuentro, creado por la autora canarias Josefina de la torre, perteneciente al tercer poemario titulado “Marzo Incompleto” publicado en 1968. Nos encontramos, por tanto, ante una poetisa que se inscribe dentro de la Generación del 27 caracterizada por representar una voz singular, personal y compacta, creadora de una poesía íntima y rica en vivencias personales.

     Estéticamente estableció estrechos vínculos con la corriente vanguardista hispánica de la primera mitad del siglo XX, con la denominada poesía pura juanramoniana y, particularmente, con la obra de algunos de los poetas más representativos de la Generación del 27( Salinas, Guillén, Lorca,
Alberti…), con los que, en el caso de algunos, tuvo una cercana amistad. De este modo, comparte con ellos, el gusto por la sencillez formal, el lirismo interior, un lenguaje en ocasiones cercano a la expresión popular y las innovaciones vanguardistas. Sin duda alguna, la inclusión de su nombre y de algunos versos de sus dos primeros poemarios (Versos y Estampas, de 1927 y Poemas de la Isla, de 1930) en la segunda antología que Gerardo Diego organizó en torno a los autores del 27, justifica para la crítica la dependencia estética de nuestra autora con respecto a aquel grupo.

    Pero también Josefina se dejó contagiar del aliento isleño de grandes poetas grancanarios como los modernistas Alonso Quesada Saulo Torón y Tomás Morales. Con el modeernismo comparte un profunda angustia existencial y una evidente ansia de alcanzar un absoluto que le es imposible. Otro rasgo modernista es el gusto por lo local, que ya señaló Pedro Salinas al referirse a la autora como “muchacha-isla”, en el prólogo de Versos y Estampas.

     Con todo, Josefina de la Torre representa una voz singular, personalísima y compacta, creadora de una poesía íntima, rica en vivencias, aferrada a sus recuerdos y a sus sueños e intalada en la nostalgia de su tierra canaria de la que se alejó, en distintas ocasiones, para participar en proyectos culturales en Madrid y en París.

     En Marzo Incompleto se reúnen algunos versos escritos mucho antes, entre 1930 y a936, sin embargo, la autora no abandona el tono intimista y su itinerario por algunas de las cuestiones universales del pensamiento lírico, pero ahora, desde otra perspectiva si cabe más trágica. Por lo tanto, el paso en el tiempo, la memoria, la evocación y el desasosiego ante aspiraciones incumplidas, centran el interés de este tercer poemario.

     La obra posee como tema principal “la insatisfacción de la poetisa consigo misma”. Dicho tema lo ubicamos a lo largo de todo el poemario debido a la frustración que siente la autora en relación con su esterilidad, puesto que siente que no se ha desarrollado como mujer. Josefina de la Torre busca un sentido a la vida, sintiéndose perdida y rodeada de oscuridad. Asimismo, se interroga constantemente y no encuentra la respuesta que ansía. Esto la lleva por un camino de desolación, tristeza, inseguridad, desaliento y rebeldía, como se justifica por la constante presencia del “no”.

   Como ella misma dice en el poema, esta desazón que siente le lleva a preguntarle constantemente a su yo más íntimo para  intentar encontrar respuesta a  su situación personal que le atormenta.

   En cuanto a la estructura externa, el poema consta de trece versos que se combinan en versos alejandrinos y heptasilabos, situados estos últimos, en el primer y quinto verso. En ellos, pone de manifiesto la búsqueda personal que no logra su objetivo “Me busco y no me encuentro” y “No me encuentro a mí misma”. Estos dos versos cautivan la atención del lector tanto métricamente como desde el punto de vista semántico. La rima es consonante en los versos dos y cinco y asonante en el resto, excepto los que no tienen rima ( 7a, 14B, 14-, 14-, 7b, 14-, 14B, 14B, 14A, 14-, 14B, 14B, 14-).

     Por otro lado, se trata de una composición estrófica que se ajusta para unos a una lira y para otros a una silva, pero lo que no cabe duda es que está influenciada de las vanguardias. Además presenta una rima variable, puesto que encontramos tanto rima consonante en los versos segundo, quinto y duodécimo; como rima asonante en los versos primero, séptimo, octavo, noveno y undécimo o como versos sueltos en los restantes.

    Analizando, aún más la obra vemos que en cuanto a la estructura interna, está dividida en dos bloques bien diferenciados. Podemos tener constancia de esta división, pues del primer al quinto verso, la autora expone el tema anteriormente dicho de manera íntima, ese intimismo recuerda a Béquer y a Rosalía de Castro. El segundo bloque se encuentra desde el sexto al penúltimo verso donde la autora expresa sus frustración por no poder ser una mujer creadora de vida. A continuación en los dos últimos versos del poema retoma la idea inicial, es decir, la búsqueda de sí misma pero ahora con un ligero optimismo que pudiera ser solo un espejismo, un milagro imposible de cumplir, “ y rondo por las sordas paredes de mí misma// esperando el momento de descubrir mi sombra”,  dando a entender una estructura circular.

    Al tratarse de un texto literario, concretamente del género lírico, se caracteriza por tener una serie de rasgos como son entre otros, su función poética, el carácter connotativo, el valor polisémico y el interés estético. Aunque también predomina la función emotiva, pues se transmiten sentimientos de una alta carga de emotividad.

    En cuanto a los aspectos morfosintácticos, ésta se caracteriza por tener una perspectica subjetiva, de forma que el poema gira en torno al “yo” poético, por lo que la autora deja claro su intensión de describir su tormento interior. Josefina se detiene en el estado en que se encuentra su alma, su persona. Se siente perdida, intranquila, intenta descifrar quién es su “yo” realmente pero no consigue conocerlo.

    Por otro lado, llama la atención la utilización de un vocabulario sencillo pero de alto valor connotativo con lo que expresa sus sentimientos profundos salidos de un mundo en el que solo hay pesadumbre y dolor. Para ello, la autora utiliza una serie d sustantivos abstractos como “incertidumbre”, “esencia” o “armonía” que potencian el desasosiego que siente en su mundo interior. También encontramos dos campos semánticos en los que podemos agrupar los sustantivos del poema. El que hace referencia a la noche que metafóricamente compara consigo misma como “tinieblas”, “sombras”, “oscuridad”, “silencio”, “ vacío2 y otro campo semántico que hace referencia a la creación y la vida como “universo”, “tierra”, “fruto”, etc.

    Por otro lado, los adjetivos, son en su mayoría explicativos, “oscuras”, “torpe” que aportan sugerentes connotaciones de soledad, frustración y tristeza.

    En cuanto a los tiempos verbales, destaca el uso del presente de indicativo de forma paralelística al inicio de los versos “me busco”, “rondo”, “interrogo”, “no acierto” que van aumentando en intensidad. Pero sin duda los verbos principales que nos acercan al sufrimiento de la poetisa son “busco” y “encuentro”. Llama la atención también el empleo de gerundios que insisten en remarcar la tristeza e intranquilidad que continúan y que no parecen tener fin: “ tanteando” o “esperando”.

    También encontramos un pretérito perfecto simple “pude”o octavo que indica un pasado que nunca se cumplió, en relación  la maternidad frustrada.

    Por otro lado destacan en este poema la utilización de los siguientes recursos literarios:

    En el plano fónico:

    Aliteración:  “ interrogo al silencio y a este torpe vacío”.

    En el plano morfosintáctico:

    Epítetos: “torpe vacío”, “oscuras paredes”.

    Encabalgamiento: “no este desalentado y lento desgranarse// que convierte en pregunta todo cuanto es herida”. “ y rondo por las sordas paredes de mí misma// esperando el momento de descubrir mi sombra”

    Asíndeton: “y no pude ser tierra, ni esencia, ni armonía,// que son fruto, sonido, creación universo.”

    En el plano léxico-semántico:

    Personificación: “rondo por las oscuras paredes de mí misma”. “Torpe vacío”.

    Antítesis: “me busco y no me encuentro”.

    Metáfora: “y no acierto en el eco de mis incertidumbres”. “Tanteando la noche de todas las esquinas”. “Y rondo por la sordas paredes de mí misma”.

    Simil: “Y ahora voy como dormida en las tinieblas”.

    En conclusión, este poema es una magnífico ejemplo de lo que significa para las letras canarias y para la literatura hispánica la figura de la canaria Josefina de la Torre. Marzo Incompleto marca un momento especialmente dramático en la vida de la autora: su frustrada maternidad, un hecho que la conduce a preguntarse constantemente sobre sí misma, pues pareciera que la vida a perdido sentido.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

     Lengua Castellana y Literatura. Editorial Anaya. Sevilla. 2012.

Comentario de texto narrativo

GUÍA   PARA  COMENTARIO   DE  TEXTO  NARRATIVO

LOCALIZACIÓN  :

a. Autor y época a la que pertenece el texto (contexto histórico, social y cultural).

b. Obra, género literario y subgénero al que pertenece.
c.  Datos de interés del comentario.

CONTENIDO:

a. Tema. (se debe definir en pocas palabras).

b. Resumen.

c. Estructura: externa (número de capítulos, división según el contenido, introducción, nudo y desenlace)// interna (decir brevemente de qué habla cada una de las partes en las que se ha divido el texto).

ELEMENTOS DE LA NARRACIÓN:

a. Narrador. ( externo: omnisciente o observador // interno: protagonista, testigo).  
b. Personajes. ( hablar sobre los personajes, principales y secundarios).

c.  Espacio. (lugar donde transcurre la acción).

d. Tiempo. (el tiempo que duran los acontecimientos).

EXPRESIÓN:
a.  Lenguaje: (tipo de lenguaje empleado, si es fácil o difícil de leer, tipo de oraciones).

b.  Estilo:  (estilo particular del autor, si el ritmo es lento o rápido, si utiliza alguna técnica en particular).
                  
CONCLUSIÓN:

Resumir brevemente los contenidos y dar una opinión libre y personal.

Crónica de una muerte anunciada.

CRÓNICA  DE  UNA  MUERTE  ANUNCIADA

     Gabriel García Márquez nació en Aracataca (Colombia) en 1928. Estudió derecho, pero dejó la carrera por el periodismo. Publica entonces la Hojarasca, en 1955 y El Coronel no Tiene Quien le Escriba en 1961.

    Debido a desacuerdos políticos, tuvo que vivir en el exilio, en Europa, Venezuela y  México hasta el año 1980 que regresa a Colombia.

    Durante su exilio en México escribe Cien Años de Soledad, publicada en 1967  y más tarde El Otoño del Patriarca en 1975.

    En 1982, en reconocimiento a su labor literaria recibe el Premio Nóbel de literatura.

    Escribe además Crónica de una Muerte Anunciada(1981), Amor en los Tiempos de Cólera (1988) y Del Amor y otros Demonios (1994).

    García Márquez falleció en el año 2014.

    Perteneció al grupo de narradores que impulsaron la narrativa hispanoamericana en los años 60. (años del Boom) cuyos rasgos más significativos son:

    1.Realismo mágico: se caracteriza por el empleo de lo mágico, lo fantástico y la búsqueda de elementos extraordinarios en la cotidianidad.

    2.La incorporación del subconsciente: el sueño adquiere un papel importante.

    3.La presencia de la muerte: aparece como tema central.

    4. Ruptura de la linealidad temporal: técnica del flashback y la evocación a sucesos futuros.

    5.La experimentación con el lenguaje: utiliza el habla popular de los países hispanoamericanos.

    Pertenecen a este grupo de escritores: Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Ernesto Sábato, José Lezana. Todos renuevan formas expresivas; usan variedad de registros lingüísticos; el tema del sexo está muy presente; crean espacios irreales como “Macondo” en Cien Años de Soledad; reflejan las desigualdades sociales.

    Ésta, que es una novela corta en la que en forma de reconstrucción periodística, se relata el asesinato de Santiago Nasar, es un fiel reflejo de dichas características.

RESUMEN

    Un día llegó al pueblo de Aracata, Bayardo San Román, queriendo casarse con una mujer. Al ver  a Ángela Vicario supo que sería ella. Ésta es obligada a casarse sin amor, pues una familia  de condición tan humilde no podía rechazar a un hombre de tan buena posición.

    Todo el pueblo asistió a la celebración en la que el novio no reparó en gastos.

    Días antes de la boda, Ángela confiesa a sus amigas que no llegaba pura al matrimonio, pero convencida por éstas de que con “artimañas de comadrona” el novio no se daría cuenta, continúa adelante.

     La misma noche de bodas, el novio la devuelve a su casa porque advierte que no era virgen.

    Horas después, los hermanos gemelos, que todavía continuaban con la celebración de la boda, son llamados por su madre y tras insistirle a la hermana, ésta termina confesando que el culpable de su deshonra fue Santiago Nasar (según muchos de sus paisanos una mentira que Ángela nunca revelaría).

    Para restaurar la honra familiar, los gemelos determinan matar a Santiago Nasar. Afilan sus cuchillos de matar cerdos y se dirigen a la plaza donde se encuentra la casa de aquel.

    Mientras lo esperaban, anuncian a todo el pueblo que lo van a matar, pero nadie actúa para evitar la tragedia, hasta última hora nadie le avisó. Unos porque pensaban que ya lo sabía, otros porque creían que los gemelos habían desistido de matarlo, Divina Flor porque movida por el odio deseó su muerte.

    Entonces el alcalde, conocedor de que los gemelos querían cometer el asesinato, les requisa los cuchillos, pero enseguida éstos van a buscar otros.

     Solo en último momento, su madrina Luisa Santiaga y su amigo Cristo Bedoya intentaron avisarle para salvarle la vida pero ya era demasiado tarde.

    Cristo Bedoya corre hacia la casa para advertirlo, pero no lo encuentra allí y aunque vio a su madre no le cuenta nada. Mientras éste lo buscaba, Santiago Nasar estaba en casa de su novia Flora Miguel y su padre es el primero en comunicarle que los gemelos querían matarlo. Perplejo y sin saber los motivos, se dirige a su casa: “no entiendo un carajo- dijo Santiago Nasar”.

    Por el camino todo el pueblo lo mira sin decirle nada y cuando se aproxima a su casa, los gemelos lo vieron y fueron a por él. Entonces, éste corrió hacia la puerta principal pensando que estaría abierta pero segundos antes su madre la cerró al ver llegar a los gemelos y desconociendo que su hijo se encontraba fuera ante la puerta, pues pensó que ya estaba en el dormitorio.

    Los gemelos le asestaron muchas puñaladas.

    Tras el homicidio, los culpables se entregan y son encarcelados, aunque tras celebrarse el juicio son puestos en libertad porque según el tribunal actuaron en defensa del honor.

    Veintitrés años después, Ángela confiesa a su primo, que desde la misma noche en que fue devuelta se enamoró de su marido y que años más tarde al verlo por casualidad se volvió loca por él y comenzó a escribirle una carta semanal, hasta que un día de agosto éste se presenta en su casa con dos maletas: una contenía las casi dos mil cartas que ésta le escribió, ordenadas y sin abrir y otra con su ropa. “Bueno-dijo, aquí estoy”.

TEMA

     El tema principal en la obra es el honor. Ángela pierde su honra y por ende el de toda la familia. Los gemelos actúan para restaurar el honor de la familia y el pueblo permanece impasible pues lo ven como un asunto vital, el mismo pueblo que no censura la práctica de la prostitución. 

     También el amor y la amistad también son temas importantes en la novela.

ESTRUCTURA

    Podemos distinguir cinco partes que se corresponden con los cinco capítulos:

    Primera parte: nos presenta los hechos, y  nos cuenta las fatales circunstancias que han llevado a los gemelos a matar a Santiago Nasar.

    Segunda parte: nos presenta a Bayardo San Román, los preparativos de la boda, y la devolución de la novia.

    Tercera parte: cuenta los hechos posteriores al crimen y los detalles que acontecieron antes del mismo.

    Cuarta parte: nos narra la autopsia, la venganza que quiso tomarse la comunidad árabe, el ingreso en el penal de los asesinos, la marcha del pueblo de Bayardo, así como de la familia Vicario, el período que Ángela está escribiendo las cartas y finalmente el reencuentro de los esposos.

    Quinta parte: nos transmite como Cristo Bedoya hizo todo lo posible por salvar la vida de su amigo, los pormenores exactos de como tuvo lugar el asesinato y el destino de alguno de los personajes y termina la obra con la muerte del protagonista: “que me mataron, niña Wene”.

PERSONAJES    PRINCIPALES

      SANTIAGO NASAR : tenía 21 años, era alegre “un hombre de fiesta”, pacífico y de corazón fácil, esbelto y pálido, los párpados árabes y los cabellos rizados.

    Heredó el instinto de su madre y el dominio de las armas de fuego, el amor por los caballos, la maestranza de las aves y la prudencia de su padre.

    Según Victoria Guzmán, era idéntico a su padre: “un mierda”.

    Según Margot (hermana del narrador), Santiago Nasar era “bello, formal y con una fortuna propia” por lo que envidiaba a su novia Flora Miguel.

    El narrador, amigo de Santiago, dice en el relato que le extrañaba que Santiago Nasar no les hubiera confesado a sus amigos su encuentro con Ángela Vicario pues se lo contaban todo.

    A  menudo decía a sus amigos que no le gustaban las flores encerradas porque le recordaban la muerte. El mismo día anterior dijo a su amigo: “no quiero flores en mi entierro”.

    Finalmente muere asesinado por los hermanos de Ángela para limpiar el honor de la familia. Probablemente muere siendo inocente y sin saber los motivos por los que lo mataron: “ no entiendo un carajo” dijo al enterarse en último momento de que lo iban a matar.

    Incluso el juez instructor declaró en el sumario que no encontraba indicios de que Santiago hubiera sido el causante del deshonor.

     BAYARDO SAN ROMÁN: para muchos la única víctima de lo sucedido. Andaba los treinta años, pero  “bien escondidos”, de cintura angosta, ojos dorados, “piel cocinada a fuego lento por el salitre”.

    Según Magdalena Oliver, “estaba como para embadurnarlo de mantequilla y comérselo vivo”.

    Era listo, pues dominaba muchos temas, buen nadador y le gustaban las fiestas pero tenía buen beber.

    También era muy rico y según declaró Luisa Santiago a su hijo: “está nadando en oro” y la gente lo quería mucho porque era honrado y de buen corazón. Aunque más tarde le confesó: “se me pareció al diablo”.

     La primera vez que vio a Ángela Vicario supo que se iba a casar con ella, aunque se ve obligado a devolverla la misma noche de boda al descubrir que no era virgen.

     Entra entonces en un ocaso que le lleva casi a la muerte por intoxicación etílica. Una vez recuperado, abandona el pueblo pero con el paso de los años, gordo y algo calvo, regresa junto a su esposa pues seguía manteniendo la pasión por ella y prueba de ello el cuidado con el que conservó sus cartas: “estaban ordenadas por fechas, en paquetes cosidos con cintas de colores”.

     ÁNGELA VICARIO: era la más bella de las hermanas aunque “tenía un aire desamparado y una pobreza de espíritu”, “la hija menor de una familia de recursos escasos”, de padre orfebre y madre maestra. Para su madre, ella y sus hermanas eran perfectas para casarse: “ cualquier hombre será feliz con ellas”.

    A pesar de que no quería casarse porque no sentía amor por Bayardo San Román, es obligada a aceptar este matrimonio de conveniencia, pues una familia tan humilde como la suya no podía despreciar a un pretendiente tan importante.

    A sabiendas de que no era virgen, Ángela quería evitar la boda, pero sus amigas la convencieron para que siguiera adelante con la escusa de que su marido no se daría cuenta del engaño.

    Pero esa misma noche fue devuelta a su casa por éste.

     Al amanecer, presionada por su familia, termina confesando que Santiago Nasar había sido el culpable, probablemente porque nunca pensó que sus hermanos lo iban a matar pues era su amigo.

     Veintitrés años más tarde cuando el narrador se la encuentra por casualidad, Ángela ya ha cambiado y dice de ella “ era tan madura e ingeniosa que costaba trabajo creer que fuera la misma”.

   No tenía nada que ver con la joven a la que habían obligado a casar sin amor. Ahora había tomado las riendas de su vida.

    En todos estos años, contó a todo el que quiso oírla su historia pero nunca reveló quién había sido el verdadero causante de su deshonor. Confiesa  a su primo el narrador: “ ya no le des más vueltas, primo- me dijo-. Fue él”. Según relata el narrador,  algunos pensaron que protegía a alguien y que había señalado a Santiago  porque pensó que sus hermanos no se atreverían a matarlo.

    También le contó que la noche de bodas no llevó a cabo ninguna de las artimañas  que sus amigas le recomendaron  para evitar que su marido descubriera que no era virgen. Quizás porque esa era una forma de vengarse de él pues se casaba por obligación.

    Le confesó entonces que se enamoró de Bayardo San Román desde la misma noche que la devolvió y que un día lo vio en Riohacha  y  desde entonces se volvió loca por él hasta tal punto que comenzó a escribirle cartas, una por semana “durante media vida”, cartas que fueron intensificando su contenido con el paso del tiempo, pero todas sin respuesta hasta que un medio día de agosto, éste se presentó en su casa para quedarse.

PERSONAJES   SECUNDARIOS

    PLÁCIDA  LINERO: madre de Santiago Nasar. Intérprete de los sueños.

    VICTORIA  GUZMÁN: cocinera de la familia Nasar.

    DIVINA FLOR: hija de Victoria Guzmán.

    CLOTILDE ARMENTA: dueña de la tienda de leche y bar. Intentó convencer a los gemelos de que no cometieran el crimen.

    MARGOT: hermana del narrador. Estaba enamorada de Santiago.

    LUISA SANTIAGA: madrina de bautizo de Santiago. Madre de Margot y del narrador. Al enterarse de que iban a matar a Santiago corrió a avisarlo pero ya era tarde.

    CRISTO BEDOYA: amigo de Santiago. También buscó a Santiago con desesperación, pero tampoco lo encontró.

    FLORA MIGUEL: novia de Santiago Nasar.

    DON LÁZARO APONTE: coronel  y alcalde del pueblo.

    MARÍA  ALEJANDRINA CERVANTES: prostituta del pueblo. Mantuvo relaciones con todos los de la generación de Santiago. Éste estuvo enamorada de ella.

    YAMIL SHAIUM: árabe vecino del pueblo. Intentó salvar a Santiago.

    NAHIR MIGUEL: padre de la novia de Santiago. Fue el primero que avisó a Santiago de que los gemelos lo querían matar.

    Además de estos personajes aparecen otros muchos esporádicos como Pura Vicario, Poncio Vicario, Jaime, Luis Enrique……..

NARRADOR

     La historia es contada por el hijo de Luisa Santiaga, amigo de Santiago Nasar y vecino del pueblo. Veintitrés años después de que se sucedieran los hechos, el narrador investiga los hechos para tratar de esclarecerlos. Para ello se vale de sus propios vivencias, los testimonios de los vecinos, de los mismos protagonistas e incluso del informe jurídico.

    Y es que el narrador conocía  a Santiago desde la escuela primaria y era su amigo.

    Por ello, como amigo,  unas veces narra los hechos como personaje testigo en primera persona y  como narrador, otras veces lo hace en tercera persona.

ESPACIO

     Aunque no se cita el nombre del pueblo donde se suceden los hechos, la novela está ambientada en el pueblo natal de García Márquez, Aracatada. También en  otros pueblos como Riohacha y Manaure( el pueblo del destierro de Ángela).

TIEMPO

      El tiempo es muy importante es esta novela. Es Cíclico y aunque el relato no dura ni siquiera un día completo pues abarca desde el comienzo de la boda hasta que asesinan a Santiago Nasar,  también se retrocede unos años para contarnos  la llegada  de Bayardo San Román al pueblo y se avanza hasta muchos años más tarde en que éste regresa junto a su esposa.

    El narrador va reconstruyendo los hechos del asesinato y nos los cuenta como si de una crónica se tratara. Así pues, cuando comienza la novela, el protagonista ya ha fallecido, pero conoceremos  las horas previas al asesinato, la llegada al pueblo de Bayardo y finalmente sabremos cuál fue el destino de los protagonistas.

LENGUAJE Y ESTILO

      En la novela se mezcla la narración y la descripción con pequeñas pinceladas de diálogo. Es a través del relato de los vecinos incluido el narrador  como vamos conociendo a los personajes, sabemos de sus pensamientos, su carácter, su personalidad…

    Por un lado en la obra se mezcla el estilo periodístico con el Realismo Mágico pues  se narra un suceso acontecido (como corresponde a una crónica) y por otro se emplea una literatura muy cuidada.

    Hay que destacar además las exageraciones burlescas que dan un toque de humor a la tragedia:  como cuando  encontraron una medalla de oro de la Virgen del Carmen que se había tragado cuando tenía cuatro años, al hacerle la autopsia a  Santiago; o cuando Pablo Vicario rebosa seis letrinas o que los retretes de la casa de Ángela  se desbordaban con la subida de la marea y los peces aparecían dando saltos en la casa o las dos mil cartas escritas por Ángela a su marido.

    Además hay que señalar que en la obra se mezcla la objetividad con la subjetividad por ser el narrador cronista y reconstructor de los hechos  a la vez que testigo presencial de los mismos.

     Hay que destacar las escenas violentas como los pormenores en que Santiago fue asesinado y como tuvo lugar la autopsia y las circunstancias absurdas  del asesinato como si de un hecho banal se tratara.

CONCLUSIÓN

     Como reflejo del Realismo Mágico, en esta novela se nos muestra el poder que el honor tenía a principios del siglo XX  en Hispano-América. Tan importante era que  incluso la justicia y la sociedad aceptan el crimen y tras ser juzgados los asesinos son absueltos, pues los asuntos de honor son sagrados.

La casa de Bernarda Alba

      Federico García Lorca nació en Fuentevaqueros (Granada), en 1898 en el seno de una famila acomodada. Era el mayor de cinco hermanos. En 1909 se trasladó a Granada y allí empezó una fructífera formación intelectual. En 1918 publica Impresiones y Paisajes. Su primer libro en prosa.

     Ingresó en la Universidad de Granada para estudiar las carreras de Derecho y Filosofía y Letras aunque sólo acabó la primera. En 1919 se instaló en Madrid. Allí vivió en una Residencia de Estudiantes donde tuvo como compañeros a Salvador Dalí, Juan Ramón Jiménez o Buñuel.

    En 1928 escribe Romancero Gitano donde encontramos un Lorca andaluz, defensor de las costumbres populares y gitanas.

    En el verano de 1929 viaja a Nueva York  y allí trabaja como becario un año. Esta ciudad lo marcará profundamente y en 1930 escribe en poesía Poeta en Nueva York.

    También en poesía destaca Llanto por la Muerte de Ignacio Sánchez Mejías, una elegía de dolor por la muerte de su amigo el torero sevillano.

    Cuando regresa a España  en 1930 se encuentra  que la situación de  España ha cambiado mucho y cada vez son más los que apuestan por la instauración de la Segunda  República. Funda entonces la compañía teatral La Barraca.

    En teatro destaca Mariana Pineda, Bodas de Sangre, Yerma y la obra que ahora nos ocupa, La Casa de Bernarda Alba.

    En 1936, tras estallar la Guerra Civil Española. Es detenido y fusilado.

      Las tragedias rurales de Lorca suponen una conexión con el teatro del siglo de Oro: los triángulos amorosos( Pepe el Romano, Angustias y Adela ),  las canciones populares  y la importancia del honor.

    Esta obra en concreto fue la última obra dramática que escribió Lorca antes de su muerte. Dos meses más tarde de acabar la obra el poeta fue fusilado.

               CARACTERÍSTICAS DE LA OBRA

    La casa de Bernarda Alba es un drama social que retrata los valores tradicionales de la sociedad rural andaluza y  sus diferencias sociales. El poeta quiere que el espectador sea consciente de este  problema.

    La mujer, protagonista de su teatro, se rebela contra la sociedad machista en la que vive.

   Lorca fue un escritor comprometido, convencido de que había que cambiar la sociedad. La situación acomodada en la que vive, no le impide conocer la vida del pueblo, sus dolores, sus miserias. Sabe de primera mano que mientras que la burguesía lucha por preservar su patrimonio, la unidad familiar y la honra, los pobres se preocupan por conseguir el alimento diario.

    En este drama en concreto, el  deseo de libertad y el deseo sexual se reprimen hasta tal punto que Bernarda  prohibe a sus hijas salir a la calle  por preservar la honra.  Pero ésta sabe que sus hijas son jóvenes y sienten deseo, aunque lo único importante para ella es que todo cuanto sucede en la casa no sea conocido en el pueblo. La apariencia es lo más importante, incluso está por encima de la vida

“ mi hija ha muerto virgen”, “¡ nadie dirá nada!”.

    Los  pobres  por otro lado, se preocupan por mejorar las condiciones miserables en las que viven. Situación que había conocido en primera persona cuando vivía en el campo.

                  TEMA

    El tema principal es la honra, y como consecuencia se origina la  conflictividad entre Bernarda y sus hijas. En  la obra distinguimos el enfrentamiento entre la tradición que trata de imponer Bernarda y los nuevos valores que quieren introducir las hijas. Es decir, es un enfrentamiento entre la autoridad y la libertad.

   Temas como la pasión y el amor están presentes en la relación de Adela con Pepe el Romano, al que desea y ama y por el que sería capaz de cualquier cosa incluso  de suicidarse.

   Aparece ahora otro de los temas, la muerte (símbolo frecuente en Lorca).

   Además encontramos el tema de la frustración que sienten todos los personajes a lo largo de la obra. Las hijas están frustradas por tener que obedecer, las criadas por tener que soportar un ambiente tan cortante e incluso Bernarda se siente frustrada por no poder superponerse a la situación.

    La honra es el valor que mueve a Bernarda. Todos sus actos giran en torno a él. Intenta proteger a su familia por encima de todo. Incluso a costa de la vida de una de sus hijas.

                  RESUMEN

    Bernarda acaba de quedarse viuda de su segundo marido. Tras este hecho, decide imponer un riguroso luto de ocho años a sus hijas. Este autoritarismo choca con los deseos de éstas que se sienten frustradas sexualmente. Entre tanto,  Pepe el Romano pide en matrimonio a Angustias, la mayor de las hijas. Pero las demás lo  desean en secreto. Al enterarse Bernarda de que Adela se ve a escondidas con él, una noche decide dispararle. Al ser descubierta, la joven se suicida.

                ESTRUCTURA

     En cuanto a la estructura externa, encontramos dividida la obra en tres actos:

 En el primer acto se halla la presentación de todos los personajes,  la muerte del cabeza de familia,  el duelo de ocho años  impuesto por Bernarda y la primera noticia del compromiso de Angustias. En el segundo acto  el ambiente está enrarecido y las hermanas actúan de forma malintencionada.  Aumenta  la tensión en el ambiente familiar y Adela le confiesa a Martirio su relación con Pepe el Romano.

 En el tercer acto se da paso a una conclusión rápida. El descubrimiento de la verdad, la muerte de Adela y la continua autoridad que Bernarda ejerce en todos los que viven en la casa.

   La estructura interna es de carácter circular. comienza con la muerte del marido de Bernarda y termina con la muerte de Adela. Termina como empezó, con  la muerte.

               ELEMENTOS DE LA NARRACIÓN

    Al tratarse de una obra teatral, el lector va conociendo los hechos y los personajes  por las acciones de los mismos.

    PERSONAJES PRINCIPALES

    PEPE EL ROMANO: He decidido comenzar por este personaje porque es el elemento fundamental. A pesar de que no hay presencia masculina en la obra,  casi todas las conversaciones giran en torno a los hombres del pueblo y en concreto  en torno a él. Hasta tal punto es así que  la trama no sería la misma sin él.

 Sin embargo es un personaje que nunca llegamos a ver ni oír. No interviene en el diálogo pero es el desencadenante de todos los conflictos. Simboliza la liberación porque es el único contacto que las jóvenes tienen con el mundo exterior. Se representa como un chico apuesto y por ello atrae a las chicas del pueblo. Pero no deja de ser un personaje cruel porque se aprovecha de Angustias con la que se quiere casar por dinero y de Adela con la que mantiene relaciones amorosas a sabiendas de la deshonra que esto supone para la joven y su familia.

    BERNARDA: tiene 60 años. Es la protagonista indiscutible, el personaje con más carácter de toda la obra. Al inicio del primer acto se queda viuda y a cargo de una casa con cinco hijas, su madre y dos criadas. Representa la parte más conservadora de la sociedad , el poder absoluto, el autoritarismo, el machismo, ella misma está bajo los cánones que impone, pues vive atemorizada por el qué dirán.

    La apariencia, la buena fachada, la decencia, la honra y la gran obsesión por la virginidad hacen que le niegue a sus hijas cualquier relación con los hombres e incluso con el pueblo. A excepción de Adela, todas acatan sus órdenes.

    De puertas para dentro todo puede pasar. De puertas para fuera nada debe trascender.

    PONCIA: tiene 60 años. Es una antigua amiga de Bernarda. Recibió su ayuda en el pasado y se quedó como sirvienta para compensarla. Por esta razón se puede permitir el lujo de tutearla y de hablar de ciertos temas con sus hijas.  Es quien avisa a Bernarda de la posibilidad de asuntos turbios en su casa.

   Es una mujer murmuradora y por ello sirve de conexión entre el exterior y el interior de la casa y entre Bernarda y sus hijas (recuerda Poncia los criados de la Celestina, serviles pero traidores). Se encarga de dar una buena imagen de la familia en el  pueblo.

    ANGUSTIAS: tiene 39 años. Es la hija mayor de Bernarda. Es la más fea de las hermanas según  el implacable retrato que Magdalena hizo de ella. Su padre fue el primer marido de Bernarda y  hereda la fortuna de éste. Actúa sabiendo que tiene el poder económico , de tal forma  que su personalidad se parece a la de su madre. Pepe el Romano es conocedor de esta fortuna y por ello la pide en matrimonio. Ella desconoce que él no la ama. Se enfrenta a sus hermanas pues éstas envidian que sea la única a la que se le permite contraer matrimonio.

    MAGDALENA: tiene 30 años y es la segunda hija de Bernarda. Este personaje se presenta sumisa al hecho de ser mujer, al hecho de aceptar las normas impuestas, pues sabe que no llegará a casarse y lo acepta con resignación aunque llega a comentar que no le gusta la situación en la que vive y tampoco que sea Angustias la única que reciba la herencia.

      AMELIA: tiene 27 años. Es la tercera hija de Bernarda. Es un personaje que se mantiene al margen de los problemas que ocurren en la casa. Tiene bastante miedo de su madre y por ello se muestra sumisa a su autoridad. Muestra un especial afecto por su hermana Martirio. Acepta sin problema que no llegará a casarse.

    MARTIRIO: tiene 24 años. Es la cuarta hija de Bernarda. Es la primera que se percata de los encuentros amorosos entre  Adela y Pepe el Romano. Muestra su desaprobación y confiesa que ella también está enamorada de él.  A pesar de sus sentimientos acepta aunque con envidia, el compromiso de su hermana. Según Poncia, Martirio es “un pozo de veneno”. Dispuesta a causar el sufrimiento a sus hermanas, conciente de que no podrá gozar de Pepe el Romano.

    ADELA: tiene 20 años. Es la hija menor de Bernarda y representa los nuevos valores que poco a poco se van abriendo paso en la sociedad. Es rebelde, joven, hermosa, apasionada y valiente,  desea por encima de todo ser libre pero sólo lo consigue con el suicidio . Es el polo opuesto a su madre. Se rebela en contra de las imposiciones de ésta en el tercer acto y rompe su bastón.

    Cuando su amor es descubierto prefiere suicidarse a resignarse a la idea de perderlo.  A pesar de que todas en la casa saben que ha mantenido relaciones sexuales con  Pepe el Romano,  su madre al recoger su cuerpo afirma: “mi  hija ha muerto virgen”, “ la hija menor de Bernarda Alba, “ ha muerto virgen”.

    MARÍA  JOSEFA: tiene 80 años. Es la madre de Bernarda. Se encuentra también encerrada en la casa. Tiene aspecto y comportamiento de loca como consecuencia del deseo de libertad que siente. Aparece sólo en dos escenas y nos da muestras de que ella también desearía buscarse un marido para liberarse también del presidio. Da  a entender que sabe que ninguna de sus nietas se va a casar. Sabe a ciencia cierta cual es el destino que les espera.

    Tal y como dice el propio hermano de Lorca, Francisco: “ esta  María Josefa, era la abuela de unas amigas nuestras y a cuya casa íbamos de niños”.

          PERSONAJES SECUANDARIOS

    CRIADA:  tiene 50 años. Se encarga de la limpieza y de la vigilancia de María Josefa. Ha

estado treinta  años al servicio de la casa.  Siente odio hacia su ama Bernarda. Aunque es la criada y su condición social es baja no muestra solidaridad por la mendiga y la niña cuando vienen a pedir comida y las trata de malas maneras.

    PRUDENCIA: tiene 50 años. Es una vieja amiga de Bernarda. Va a visitarla en el tercer acto y hablan de temas como la boda de Angustias, el ganado y de un antiguo problema familiar de su marido.

    MUJERES DE LUTO: son conocidas de Bernarda.  Acuden a la casa a velar al difunto pero se dedican a cotillear. Aparecen en el primer acto.

    MENDIGA SON LA  NIÑA: suele ir a la casa a pedir las sobras de los alimentos que Bernarda y sus hijas comen. Aparecen en el primer acto.

    MUCHACHA: asiste en el primer acto al duelo e informa a Angustias de la presencia de Pepe el Romano en el duelo de hombres.

               ESPACIO

    El escenario donde se desarrolla la acción es único: la casa de Bernarda.

    El primer acto tiene lugar en una salita perfectamente detallada: paredes blancas, puertas de arco con cortinas de yute y las sillas de mimbre.

    El segundo acto tiene lugar en otra pieza de la casa algo más íntima. Las acotaciones no son tan detalladas. Se trata de una habitación blanca con puertas que conducen a los dormitorios.

    El tercer acto se desarrolla  en el patio interior de la casa.

    El único contacto con el exterior lo tienen las jóvenes a a través de  las ventanas del patio en los encuentros que tanto Angustias como Adela tienen con Pepe el Romano.

    Sin embargo en la obra se hacen referencias al exterior cuando se menciona el campo, el pueblo y el mundo desconocido, cuando llegan sonidos de los hombres o  el bullicio cuando el pueblo lincha a la hija de la Librada.

    La casa se convierte en un lugar enclaustrado,  un espacio maldito, odiado, solitario, la no vida, la represión, el mismo infierno. Las hijas de Bernarda saben que la única forma de salir de allí es casándose  porque así está establecido (situación  que vivían muchas jóvenes de todos los pueblos de España. Buscan en el matrimonio una salida al calvario de sus casas, pero sin saberlo se dirigen a otro calvario machista y autoritario). Aunque para personajes como Bernarda, la casa es un refugio donde sus hijas permanecerán a salvo de las amenazas del mundo exterior.

     Entonces podríamos pensar que si la casa es la cárcel, la calle es la libertad. Pero esto tampoco es del todo cierto, porque la calle, el pueblo, también se muestra tajante en cuestiones de honra, tal y como lo refleja  en el trato que recibe la hija de la Librada. Como todos los pueblos de España de la época, la inmoralidad era castigada severamente. Era preferible la muerte a la deshonra familiar.

             TIEMPO

     La obra se desarrolla en un caluroso día de verano. El primer acto comienza por la mañana con el duelo y entierro del marido de Bernarda. El segundo acto comienza con el inicio de la tarde en el que las hijas aparecen bordando. El tercer acto comienza con el anochecer.

    Pero el tiempo transcurrido no puede ser en un solo día. Podemos pues pensar que entre cada acto ha transcurrido un tiempo.

             LENGUAJE Y ESTILO

    A diferencia de las obras dramáticas anteriores, el poeta utiliza un lenguaje más realista porque quiere reflejar la realidad de la vida rural. Con el fin de dotar al texto de sencillez elimina las canciones, excepto la canción de los segadores o la canción de Josefa. Tanta sencillez le lleva a utilizar frases cortas, tajantes y bruscas en la modalidad exhortativa y exclamativa.

    Además debemos destacar que las acotaciones son muy precisas:” (en voz baja)”.

    Cada personaje refleja con su modo de hablar, su carácter. En su mayoría,  usan un lenguaje coloquial, abundante en refranes y dichos populares “vieja lagarta reconocida” . Pero pese a la aparente sencillez, el lenguaje está elaborado. Encontramos discursos más literarios en los que son frecuentes las figuras literarias “ mirando sus ojos parece que bebo su sangre lentamente”; “ la muerte hay que mirarla cara a cara”.                                        

    Los diálogos que comienzan siendo breves se van intensificando a medida que la trama va adquiriendo más fuerza.

    Debemos destacar también los símbolos que extraídos de elementos tradicionales y rurales Lorca utiliza frecuentemente: el caballo y la luna: como símbolos de erotismo;  el calor: que intensifica más el ambiente; las puertas y ventanas: que simbolizan la liberación; el bastón de Bernarda: el mando…

           CONCLUSIÓN

    La excesiva preocupación de Bernarda por mantener la honra familiar obliga  a  la casa a cumplir unas normas. Pero éstas son tan estrictas que  priva a todas de libertad , pero  Adela no está dispuesta a cumplirlas.

    Esta obra teatral es reflejo del ambiente y costumbres que se vivía  en los pueblos a principios del siglo XX.

    Hoy es impensable que solo por guardar las apariencias se coarten las libertades.

    La mujer lleva años luchando para librarse de las ataduras machistas y en lo referente a la honra, al menos en la cultura occidental, se ha conseguido, aunque en muchos otros aspectos como el maltrato aún queda mucho camino por recorrer.

Mañana efímero

     Antonio Machado (26 de julio de 1876 en Sevilla- Francia Collioure 22 de febrero de 1939).

     Fue un poeta emblemático de la Generación del 98 (Generación que sufrió el declive económico de España, el estancamiento social y la pérdida de las colonias españolas de Filipinas, Puerto Rico y Cuba). Sin duda uno de los poetas más influyentes de la España del siglo XX.

    En 1883 se traslada con su familia a Madrid y estudia en la Institución Libre de Enseñanza y en los institutos de San Isidro y Cisneros.

    En 1899 se traslada a París donde trabaja como traductor. Allí conoce a Rubén Darío a quien admira.

    Como  poeta, Antonio Machado, atraviesa por diversas etapas y toca diferentes temas.

    En 1907 publica Soledades, Galerías y Otros Poemas, de línea Modernista, en los que trata los temas del paso del tiempo, la melancolía, dios y sobre todo la muerte, una constante en su obra.

     Tras obtener la cátedra de francés en Soria, en 1909 se casa con Leonor Izquierdo, pero ésta enferma repentinamente de tuberculosis y muere en 1912.

     En ese mismo año publica Campos de Castilla (además de los temas anteriores dedica poemas a la muerte, a su esposa, al ser de los españoles, a Castilla…).

     En 1927 es elegido miembro de la Real Academia Española. Conoce entonces a Pilar Valderrama

( la Giomar de sus últimos poemas amorosos).

    Obtiene la Cátedra en el Instituto Calderón y más tarde en el Instituto Cervantes.

     La Guerra Civil le sorprende en Madrid y se traslada a Valencia, más tarde a Barcelona y finalmente se refugia con su madre en Francia. Muere en Collioure (Francia) el 22 de febrero de 1939, tres días antes que su madre.

    El Mañana Efímero es el poema número CXXXV de su obra Campos de Castilla. Pertenece al género lírico y está escrito en verso.

    Machado ya ha evolucionado como poeta, se ha alejado del Modernismo y se acerca más al Realismo que caracteriza a la Generación del 98.

    El poeta critica la realidad social española, denuncia el atraso y la pobreza de la España de su tiempo y reflexiona sobre las costumbres de los españoles, que se muestran pasivos ante la triste situación de nuestro país, pero con la confianza en que en un futuro la juventud cambie esta situación.

    El tema de este poema es el contraste entre las dos Españas: la tradicional y antigua y la joven, trabajadora y esperanzada.

      Machado nos narra por un lado la visión que tiene de  la España de inicios del siglo XX, una España anclada en el pasado. Critica sus defectos y sus tradiciones que contribuyen a su estancamiento (religión, toros). Pero por otro lado expresa su optimismo y deseo por un futuro próspero, gracias a la juventud trabajadora y progresista que propiciará el cambio.

    La estructura externa de este poema es una silva, pues se conjugan versos endecasílabos y heptasílabos de rima consonante (11A, 7b, 11B, 11A, 11B, 11A…)

    En cuanto a  la estructura interna  podemos dividir el poema en dos partes:

 Una primera parte que abarca los treinta y cuatro primeros versos. En ella el poeta nos presenta una España  atrasada por culpa del pasado,  critica las tradiciones,  la religión y  augura un futuro próximo “vacío” con un matiz positivo, será “pasajero”.

 Y una segunda parte que comienza en el verso treinta y cinco hasta el final, en la que el poeta deja una puerta abierta hacia la esperanza gracias a que la juventud es trabajadora, joven y fuerte.

    En esta meditación que Machado hace sobre el pasado, presente y futuro de España, nos presenta varias reflexiones.

     En la primera parte del poema, hasta los seis primeros versos, Machado critica la situación que atraviesa el país a inicios del siglo XX. Los españoles pasan los días entre las tradiciones “charanga y pandereta” y las creencias religiosas “cerrado y sacristía”; entre la devoción a los toros “Frascuelo” y las fiestas religiosas “María”. Es decir, Machado ve una España tradicional y religiosa a la vez que pecadora, que será la culpable de un futuro vacío e incierto.

    Pero a esta España le augura un final,”ha de tener su mármol y su día, pero no será una muerte inmediata, la vida de esta España de vicios, costumbres religiosas y fiestas continuará por un tiempo.

    Entre los versos siete y treinta y cuatro de esta primera parte, Machado predice “un mañana vacío” pero “por ventura pasajero”. Un mañana que será la consecuencia de un “vano ayer”. Este mañana tendrá incluso “su poeta”, aunque será “un joven lechuzo y tarambana”, es decir noctámbulo y alocado”.

    En este mañana vacío, el sayón (túnica de los penitentes en Semana Santa) tendrá un corte de bolero(chaquetilla corta que usan los toreros o bailadores.  Sigue mezclando la fiesta con la religión, la España religiosa  con la pecaminosa y viciosa.

     Entre los versos quince y dieciocho, Machado critica atrozmente esa España si cabe aún “inferior” a la que le atribuye rutinas y calificativos detestables. Esa España que aparenta devociones falsas y es dada al vicio, al juego, al vino….

    Es una España que ora y bosteza(vaga), tahur(viciosa de juegos de azar), zaragatera(alborotadora y bulliciosa) pero a la vez triste, una España que apenas piensa “cuando se digna a usar la cabeza”.

    Pasarán aún unos años en los que el atraso y la pobreza estarán presentes, unos años en los que se  respetarán las sagradas tradiciones ( se refiere irónicamente el poeta a esta falsa apariencia) “florecerán las barbas apostólicas y otras calvas en otras calaveras..”

    Hasta en tres ocasiones Machado recalca que como consecuencia de nuestro inútil pasado, nuestro mañana estará vacío, carente de todo interés, un mañana sin provecho(versos7 y8; versos 25 y 26 y verso 29).

    Compara este mañana próximo con la náusea de un borracho. Será una mañana “estomagante”, es decir que empacha y que harta.

    A continuación, en los ocho últimos versos, el poeta nos transmite esperanzado que frente al vacío del pasado, presente y futuro próximo, se alza otra España trabajadora, “del cincel y de la maza”, una España cuyos cimientos se sustentan” del pasado macizo de la raza” y no del pasado próximo vacío”.

    Será una España que “alborea”,  “vengadora”, “de la rabia” y “de la idea”.

    Hay pues un sentimiento esperanzador a que esta situación de declive acabe y surja una España nueva “implacable y redentora”.

     Hay que resaltar además que el poema es reflejo de una de las principales preocupaciones del poeta, como es el transcurrir del tiempo.

    En la poesía de Machado encontramos con frecuencia el empleo de numerosas figuras retóricas:

    En el plano léxico-semántico:

   Metonimias: “charanga y pandereta” (simbolizan la fiesta), “Frascuelo y María”(simbolizan el mundo de la Iglesia Católica frente al mundo taurino),”cincel y maza”(simbolizan la España trabajadora).

    Metáforas: “ha de tener su mármol y su día”, “florecerán las barbas apostólicas”.

    Símil: compara  a España con el vómito de un borracho”como la náusea de un borracho ahito”.

    Antítesis:  “la España de charanga y pandereta”y “una España implacable y redentora”, “España que muere en la tarde” y “la España que nace”.

    Personificación: “España que ora y bosteza”, “España que nace”.

    En el plano morfosintáctico:

    Epítetos: “ eterna juventud”, “sagradas tradiciones”, “infalible mañana”, “luengo parto”.

    Paralelismo:  aportan ritmo al poema, “esa España inferior que ora y bosteza”, “ esa España inferior que ora y embiste”.

    Sinonimia: “vano ayer” y “vacuo ayer”, “mañana vacío” y “mañana hueco”.

    Además hay que destacar la constante reiteración léxica del sustantivo “España” así como la sustantivación de los adverbios “ayer” y “mañana”. También hay abundante adjetivación “burlón, vacío, pasajero, inferior, eterna, redentora, implacable, vengadora”.

    Todo ello junto al lenguaje tan elaborado que emplea en este poema, hacen de éste un poema único cuyo mensaje conserva todo su vigor en la actual España en la que vivimos.    En conclusión cabe preguntarse si quizás España se encuentre aún en ese “mañana efímero” y todavía nos quede camino para lograr una España próspera.

A un olmo seco.

A  UN   OLMO   SECO    CXV

     Antonio Machado (26 de julio de 1876 en Sevilla- Francia Collioure 22 de febrero de 1939).

     Fue un poeta emblemático de la Generación del 98 (Generación que sufrió el declive económico de España, el estancamiento social y la pérdida de las colonias españolas de Filipinas, Puerto Rico y Cuba). Sin duda uno de los poetas más influyentes de la España del siglo XX.

    En 1883 se traslada con su familia a Madrid y estudia en la Institución Libre de Enseñanza y en los institutos de San Isidro y Cisneros.

    En 1899 se traslada a París donde trabaja como traductor. En una segunda estancia en París  conoce a Rubén Darío a quien admira.

    Como  poeta, Antonio Machado, atraviesa por diversas etapas y toca diferentes temas.

    En 1907 publica Soledades, Galerías y Otros Poemas, de línea Modernista, en los que trata los temas del paso del tiempo, la melancolía, dios y sobre todo la muerte, una constante en su obra.

     Tras obtener la cátedra de francés en Soria, en 1909 se casa con Leonor Izquierdo, pero ésta enferma repentinamente de tuberculosis y muere en 1912.

     En ese mismo año publica Campos de Castilla (además de los temas anteriores dedica poemas a la muerte, a su esposa, al ser de los españoles, a Castilla…).

     En 1927 es elegido miembro de la Real Academia Española. Conoce entonces a Pilar Valderrama

( la Giomar de sus últimos poemas amorosos).

    Obtiene la Cátedra en el Instituto Calderón y más tarde en el Instituto Cervantes

     La Guerra Civil le sorprende en Madrid y se traslada a Valencia, más tarde a Barcelona y finalmente se refugia con su madre en Francia. Muere en Collioure (Francia) el 22 de febrero de 1939, tres días antes que su madre.

     “A un Olmo Seco” es el poema número CXV de su obra Campos de Castilla. Pertenece al género lírico y está escrito en verso. Machado ya ha evolucionado como poeta, se ha alejado del Modernismo y se acerca más al Realismo que caracteriza a la Generación del 98.

    A partir de las descripciones del paisaje castellano, Machado reflexiona sobre la realidad económica y social de España a la que consume la pobreza, sobre la vida, la muerte( tópico literario que emplea en este poema).

        El Tema de este poema es la esperanza y el milagro que Machado espera con la llegada de la primavera, la recuperación de su esposa Leonor.

        El argumento nos narra la descripción física de un Olmo viejo y podrido cuyo final será con toda probabilidad el aprovechamiento de su madera, si la primavera no obra el milagro de volverlo hacia la vida que tímidamente asoma con las ramas verdecidas.

        Machado espera éste y otro milagro. Este árbol que podría simbolizar el paso de la vida, la enfermedad de su esposa Leonor o la difícil situación que padece España.

       La estructura externa de este poema está formada por treinta versos de arte mayor y menor (11A 7b 11A 11B 11C 11D 11C 11D 11E 11F 11E 11F 11G  11G11H 11H 11I 11J 11I 11J 7k 11K 11L 11- 7l 11F 11N 7f 11N 11F). Es un combinación  de versos endecasílabos y heptasílabos que riman a gusto del poeta y forman una silva de rima consonante excepto el verso vigésimo-cuarto que está suelto.

     En cuanto a la estructura interna,  podemos dividir el poema en tres partes: la primera parte que se extiende hasta el verso decimocuarto, en la que el poeta hace una descripción del olmo, lo compara con los álamos y nos aclara que a pesar de sus pudredumbre le han salido algunas hojas verdes; una segunda parte que se corresponde con la quinta estrofa, desde el verso quince al veintisiete, donde nos presenta una reflexión acerca del destino del olmo, destacando de nuevo las ramas verdecidas que han brotado; y una tercera parte que cierra el poema con tres versos finales en los que Machado nos sorprende manifestando que él también espera un milagro personal con la llegada de la primavera.

    A Antonio Machado le llama la atención un olmo centenario que destaca en una colina situada junto al Duero (elementos del paisaje castellano presentes en sus poesías).

    Comienza describiéndonos la situación en la que se encuentra  el olmo, está viejo, podrido, con el tronco carcomido y polvoriento, cubierto de musgo y lleno de arañas y hormigas.

    Un rayo lo ha dejado en ese estado. El olmo es la misma muerte ( símbolo frecuente), aunque las lluvias y el sol han obrado que milagrosamente le broten algunas hojas verdes( la vida, otro de sus símbolos).

    Por otro lado nos presenta a los álamos que cantan y que están habitados por ruiseñores y que representan la vida.

    En la quinta estrofa, Machado nos anticipa el destino del olmo ( desde una utilidad hasta la inutilidad). Como melena de campana, lanza de carro o yugo de carreta, como leña de hogar o leña de caseta o que simplemente le llegue la destrucción total sin haber tenido utilidad alguna.

    Cuando ya parecía que no sería posible su aprovechamiento, ni siquiera  de su madera (utiliza para ello verbos que poseen un rasgo semántico  negativos “derribe, convierta, ardas, descuaje, tronche”). Termina el poeta esta quinta estrofa enlazando con el cuarto verso recordando la esperanza que resurge de nuevo”la gracia de tu rama verdecida”(Ahora el empleo de los verbos tienen un rasgo semántico positivo: “quiero anotar, espera”).

    Pudiera haber sido éste el cierre del poema si el poeta solo hubiera querido transmitir la descripción de un olmo, pero tras un punto y aparte el poeta nos abre su corazón y en  los tres últimos versos nos confía un sentimiento aún más doloroso, la clave de todo el poema, cuando dice:” mi corazón espera también….  otro milagro de la primavera”. Ese otro milagro es la curación de sus esposa Leonor, que ha contraído tuberculosis y que ya se encuentra en fase irreversible.

    Por lo tanto releyendo el poema podemos identificar a Leonor con el olmo.

    El olmo fue hendido por el rayo de forma repentina y fulminante; Leonor enferma también repentinamente.

    Un musgo amarillento cubre la corteza del olmo; Leonor con toda probabilidad tendrá un color pálido característico  de un enfermo.

    El árbol está mitad podrido y en su interior hay incluso telarañas; el cuerpo de Leonor está también en mal estado. Pero aún se mantienen con vida y el poeta espera el milagro para ambos.

 Destaca en este poema el empleo de  los tiempos verbales.

   En los versos  1-4 utiliza el pretérito perfecto en modo indicativo “ le han salido”. Un pasado próximo que nos indica acción. En los versos 5-14 usa un presente habitual en modo indicativo”van trepando”, “guardan”.

    En los versos 15-25 usa un presente con valor de futuro en modo subjuntivo”ardas”, “derribe” y finalmente en los versos 26-30 usa un presente actual, en modo indicativo “quiero anotar”.

    También los sustantivos(muchos de ellos símbolos de Machado) van hilando el poema: “olmo, sol, hojas, álamo, camino, ribera, colina, ruiseñores, hormigas, leñador, carpintero, rama, luz, milagro, vida y primavera”.

    Destaca además la abundante adjetivación negativa “podrido, centenario, verdes, mísera, carcomido, polvoriento”.

 En la poesía de machado son muy frecuentes las figuras retóricas y en este poema encontramos las siguientes:

    En el plano morfosintáctico:

    Hipérbaton: “Al olmo viejo, hendido por el rayo/ y en su mitad podrido /con las lluvias de abril y el sol de mayo/ algunas hojas verdes le han salido”.

    Anáfora: en los versos 15 y 17, 19 , 22, 23  y 24 que comienzan por “antes que…” que no pasa desapercibida en el poema porque refuerza con la estructura sintáctica la idea de destrucción.

    Encabalgamiento: entre los versos tres y cuatro; cinco y seis; siete, nueve y diez; doce y trece; dieciséis y diecisiete; veinticuatro y veinticinco; veintiséis y veintisiete;  veintiocho, veintinueve y treinta.

     En el plano léxico-semántico:

    Símil: entre los versos 9 y 10 ,compara al olmo con los álamos, “No será cual los álamos cantores/ que guardan el camino y la ribera”

    Metáfora: en el verso 12, compara las disciplina de las hormigas con el ejército, “Ejército de hormigas en hilera”; en el verso 19 compara el color rojo con el fuego “ antes que rojo en el hogar, mañana/ardas en alguna mísera caseta”.

    Personificación: entre los versos 5 y 16 “¡el olmo centenario en la colina que lame el Duero!”,

 “ el curso lento del río acaricia la colina” y en el verso 13 “ y en sus entrañas urden sus telas grises arañas.

    Símbolo:  primavera identificada con juventud.

    En el plano fónico:

   Aliteración: en el verso 3 “con las lluvias de abril y el sol de mayo”.

    Antítesis: olmo igual a muerte y álamo igual a vida.

    En conclusión la muerte que tanto atormenta al poeta está presente en este poema.

     Debido a su sufrimiento y al estado de abatimiento en que se encuentra, Machado fija su atención en un olmo podrido. Lamenta su condición y desea su vida al igual que la de su esposa.

  Su situación le recuerda el estado de salud delicado en el que ésta se  encuentra  y las hojas verdes del árbol le hacen pensar que quizás se recupere. Pero sabe a ciencia cierta que se trata de un deseo imposible al que califica de “milagro”.

Guía comentario periodístico expositivo.

GUÍA   PARA  LA  REALIZACIÓN   DE  UN  COMENTARIO PERIODÍSTICO   EXPOSITIVO –  ARGUMENTATIVO

*Los  puntos suspensivos deberás completarlos según tu  texto y los paréntesis presentan opciones a elegir separadas entre //.

Nos  encontramos ante un texto periodístico recogido en la prensa de ámbito estatal………… que podemos situar dentro del subgénero de opinión y cuya modalidad textual es expositivo -argumentativo. Está escrito por ………… quien expresa su punto de vista ante un tema (de actualidad)……………………

El autor muestra una actitud subjetiva con un evidente deseo de convencer, persuadir o enseñar al lector, unido a un interés divulgativo ya que el texto destaca por su sencillez gramatical, semántica y estructural con ausencia de estructuras sintácticas complejas, empleo de un léxico  habitual, escasez de recursos  estilísticos, ausencia de tecnicismos y cultismos, progresión temática que corresponde a la estructura ordinaria de los textos expositivo-argumentativos y además trata sobre un tema de actualidad. Todo ello indica que está dirigido a un receptor muy amplio…..(profesores//padres//lectores en general)….Así pues, por este interés comunicativo y por su tipología textual, la función predominante es la apelativa, porque el autor pretende influir en el lector: “…..(ej. de oración apelativa en el texto)”; aunque también está presente la función referencial pues el texto nos transmite información: “…..(ej. de una oración referencial)”; junto con la función expresiva, pues el autor da su opinión en primera persona: “…(ejemplo de función expresiva si la hubiera)”.

El tema o asunto es……………………………………….

(Resumen)…………………………………………………..

La tesis que defiende el autor es: …………………………………………..Dicha tesis es(explícita pues está presente en el texto// implícita pues se sobreentiende al leer el artículo). Además el autor utiliza una estructura (deductiva porque la tesis aparece al comienzo del texto para dar pie a los argumentos//inductiva porque la tesis aparece al final del texto a modo de conclusión de los argumentos//circular porque la tesis se menciona al comienzo y al final del texto).

Para dar coherencia estructural al texto, se observan tres partes que corresponden a los textos expositivo-argumentativos: una introducción en la que el autor nos plantea el tema que va a tratar y nos dice que …………………..; un desarrollo en el que por medio de razonamientos el autor va perfilando el tema y nos dice que………………….. y una conclusión que sintetiza la opinión y nos reafirma que …………………………

El asunto tratado en el texto es de especial actualidad no solo por tratarse de hechos recientes, sino porque es un tema que nos puede afectar a todos: “ (citaremos el tema otra vez)”.

Según el grado de formalidad, este artículo está escrito en un nivel estándar, de registro formal, lo cual es bastante frecuente en este tipo de textos.

El autor se apoya en argumentos de diversos tipos para refrendar esta tesis. Vamos a citar algunos:

Argumentos de …….. (ej.); argumentos de ……….(ej.).

A continuación vamos a analizar algunos de los rasgos de estilo empleados en el texto.

Comenzaremos por las características léxico-semánticas y en primer lugar destacaremos la presencia de una serie de términos pertenecientes al campo semántico de:……………..estrechamente relacionados con el tema del texto, lo que dan unidad al mismo y garantizan su coherencia: “…….. …..ej……….”

Asimismo observamos la presencia de términos sinónimos…….ej……..; también encontramos antónimos. “…………ej…………”.e hiperónimos e hipónimos “………ej……………”.

El léxico está utilizado de modo denotativo sin matices subjetivos y sin presencia de tecnicismos o cultismos, lo que favorece el carácter divulgativo anteriormente señalado.

En el nivel morfológico destacaremos el predomino de sustantivos ( concretos como por ej.//abstactos como por ej.), así como la (escasa//abundante adjetivación como por ej.).

En cuanto a las formas verbales predomina ( la 3ª persona, lo que dota al texto de objetividad como por ej.// la 1ª persona del singular, lo que dota al texto de subjetividad como por ej.// la 1ª persona del plural, lo que dota al texto de subjetividad, implicando al receptor como por ej.).

El tiempo verbal predominante es el……………ej…………

Por otro lado señalaremos las sustituciones (anafóricas//catafóricas), a cargo de los pronombres……….., en el ejemplo: “……..”.

Además aparecen en el texto ejemplos de elipsis: “……………………..” y de deixis: temporal (adverbios de tiempo, tiempos verbales); espacial (demostrativos, adverbios de lugar, nombres propios topónimos); personal (pronombres personales, nombres propios antropónimos).

Por otro lado en el plano sintáctico destaca el predominio de la modalidad oracional de tipo( enunciativa, que expresa objetividad// exclamativa, desiderativa, exhortativa…. usadas para que el lector reflexione).

Además predominan las oraciones(simples, lo que da agilidad al texto y facilita la comprensión // coordinadas, lo que da viveza, expresividad y sencillez en la exposición de las ideas// subordinadas por lo que el texto presenta complejidad estructural y lentitud en el desarrollo de los enunciados).

Finalmente destacaremos la presencia de marcadores textuales como……………………..que favorecen la cohesión textual.

Sin duda…………..(redactaremos ahora nuestro punto de vista del tema tratado)……